Público
Público

«Tenemos clientes en suspensión de pagos»

Sopa es una pequeña agencia de creatividad sevillana compuesta por Luis, Andrea, Virginia y Álvaro. Las cosas les iban bien; ahora no tanto.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sopa es una pequeña agencia de creatividad sevillana compuesta por Luis, Andrea, Virginia y Álvaro. Entre 25 y 28 años de edad, desde que se lanzaron hace tres años, han crecido sin parar hasta llegar a los 130.000 euros de facturación. Pero su entorno está cambiando. La desconfianza se ha adueñado del sistema, y al final, es tan contagiosa que 'acaban metiéndote el miedo en el cuerpo', admite Andrea Gomar, que negocia con bancos y proveedores. 'Hay un ambiente de cobardía', dice.

Así que están 'buscando nuevas áreas de negocio, para no quedarnos a verlas venir el año que viene', explica Luis León preocupado por su excesiva dependencia de un sector público, 'que dispondrá de menos dinero'. Hasta ahora, en cambio, ha sido una ventaja, porque 'bancos y proveedores saben que la Administración, antes o después, paga', dice Andrea.

Una dura noticia

Hace un año nadie preguntaba. 'Ahora los proveedores exigen saber primero quién es nuestro cliente final', cuenta Andrea. Hace un año, los bancos les cobraban un 4,65% por las líneas de descuento, 'ahora se ha puesto carísimo, entre un 7 y un 8%', se queja también Andrea, que acaba de recibir una dura noticia: la Junta de Andalucía les pagaba a 30 días, pero hace un mes les anunció que a partir de ahora será a 60.

'Alargan los pagos justo cuando más liquidez necesitan las empresas', dice. Sus clientes privados pagan a 90 días, y al vencer algunos plazos han encontrado sorpresas: 'Tenemos un par de clientes en suspensión de pagos', dice Luis, que cuenta con respeto cómo otro de ellos ha hecho frente a su factura 'con su propio bolsillo por problemas de liquidez'.

En enero habrán cambiado su oficina por un local que les haga más visibles a los clientes, y tendrán estructura de sociedad limitada: 'Ahora hay que tener cuidado con las responsabilidades', dice Andrea. Pero son jóvenes y optimistas: 'Vamos a rehacer toda la empresa, pero con la esperanza de ser más grandes', resume Virginia Velasco.