Público
Público

Clinton, cuestionada por la organización benéfica de su marido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Arshad Mohammed y John Whitesides

La organización benéfica del ex presidente estadounidense Bill Clinton debería dejar de recibir donaciones externas para evitar cualquier conflicto de intereses con el trabajo como secretaria de Estado de su esposa, la senadora Hillary Clinton, dijo el martes un destacado senador republicano.

Está previsto que Clinton sea confirmada con facilidad como la representante de la diplomacia de Estados Unidos, pero legisladores republicanos y demócratas plantearon el tema de los crecientes fondos benéficos de su marido mientras ella comparecía ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

El senador Richard Lugar de Indiana, el jefe del panel de republicanos y un voz centrista de la política exterior de Estados Unidos, dijo que un acuerdo entre el equipo del presidente electo Barack Obama y la Fundación William J. Clinton no sería suficiente para prevenir potenciales conflictos de intereses.

"El centro del problema es que gobiernos extranjeros y entidades pueden percibir a la Fundación Clinton como una forma de ganar favores con la secretaria de Estado", explicó Lugar.

"La única vía segura para eliminar el riesgo de ahora en adelante es que la Fundación Clinton rechace nuevas contribuciones extranjeras cuando la senadora Clinton sea secretaria de Estado", agregó.

Clinton, que estuvo acompañada por su hija, Chelsea, pero no por su marido, escuchó pero no tocó el tema en su comunicado abierto ni tampoco se enfrentó a preguntas específicas sobre el tema por parte de sus partidarios.

Por otro lado, la senadora avanzó poco sobre cómo Obama podría abordar los programas nucleares de Corea del Norte e Irán, promover la paz entre árabes e israelíes o la esperada disminución de las fuerzas estadounidenses en Irak y el planeado aumento en Afganistán.

Mientras decía que ella y Obama apoyaban el proceso a seis bandas para poner fin a los programas nucleares de Corea del Norte, Clinton insinuó una disposición a examinar alternativas a las conversaciones entre las dos Coreas, China, Japón, Rusia y Estados Unidos.

SIN "SORPRESAS"

En la mayoría de los asuntos, sin embargo, evadió dar respuestas precisas, negándose a decir cómo la administración de Obama podría involucrarse con Irán y si podría abrir una presencia diplomática de bajo nivel en Teherán.

"Estamos considerando una serie de opciones (...) no queremos que nada de lo que diga hoy tome a nuestros amigos y aliados por sorpresa", dijo Clinton. "No podemos decirles con ninguna especificidad qué pasos pretendemos dar", agregó.

Irán niega estar fabricando armas nucleares y argumenta que su programa atómico quiere generar energía. Los asesores de Obama, sin embargo, consideran la detención de los programas nucleares de Irán como uno de sus principales desafíos mientras se prepara para asumir la presidencia el 20 de enero.

En sus primeras declaraciones sobre política exterior desde su nominación, Clinton dijo que Estados Unidos debe abordar las necesidades de seguridad de Israel, tanto como las aspiraciones políticas y económicas de los palestinos.

No habló en detalle sobre la ofensiva israelí en la Franja de Gaza que comenzó el 27 de diciembre y que ha causado la muerte a 952 palestinos, de acuerdo a cifras del Ministerio de Sanidad de Gaza controlado por Hamás incluidos cerca de 400 mujeres y niños.

Israel dice que 10 soldados israelíes y tres civiles han muerto a causa de cohetes lanzados por Hamás.

Obama sorprendió a muchos al elegir a su ex rival para la nominación demócrata para que se convierta en su secretaria de Estado, seleccionando a una importante figura política que obtuvo más de 18 millones de votos en las primarias demócratas antes de abandonar la carrera.