Público
Público

Clinton llama a detener el baño de sangre "completamente inaceptable" en Libia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, afirmó hoy que el "baño de sangre" que está causando el régimen libio con su violenta represión de los manifestantes es "completamente inaceptable" y "tiene que parar".

El mensaje de la comunidad internacional a Libia "es muy claro y no deja lugar a equívocos: no hay duda de que la violencia tiene que parar" y que el Gobierno de Muamar el Gadafi tiene que respetar los derechos universales del pueblo libio, dijo Clinton.

Tras señalar que el "baño de sangre" en Libia, donde los muertos por la represión se cuentan por centenares, es "completamente inaceptable", recordó al régimen libio que tiene la "responsabilidad de respetar los derechos universales de sus ciudadanos", incluyendo el derecho de expresarse libremente y el de reunirse pacíficamente.

"Estamos en contacto con muchos funcionarios libios directa e indirectamente y con otros gobiernos en la región para intentar influir en lo que está ocurriendo dentro de Libia", indicó.

La jefa de la diplomacia estadounidense advirtió además a Gadafi que EE.UU. puede tomar medidas si no frena la represión, aunque dijo que lo hará en consulta con la comunidad internacional.

El Consejo de Seguridad de la ONU se encuentra reunido para abordar la crisis política por la que atraviesa Libia y una posible condena por la violencia, recordó Clinton.

"En la medida en que logremos entender mejor lo que realmente está pasando -porque la comunicación ha sido bloqueado muy efectivamente y estamos intentando reunir la mayor información posible- tomaremos medidas apropiadas en línea con nuestras políticas, nuestros valores y nuestras leyes", explicó.

"Trabajaremos en consulta con la comunidad internacional", añadió.

Clinton también instó a la "contención" y a respetar los derechos de los ciudadanos en los otros países del norte de África, Oriente Medio y el Golfo Pérsico donde se suceden las protestas o se ha iniciado un proceso de transición.

Son de "gran preocupación" las informaciones sobre la violencia empleada "en Yemen y en otros lugares", dijo.

En cuanto a Bahrein, Clinton aplaudió la liberación de algunos presos y la iniciativa del príncipe heredero, Salman bin Hamad al Jalifa, de promover un "diálogo valioso con todo el espectro de la sociedad" bahrainí.

Pero, subrayó, a las promesas deben seguir "acciones concretas y reformas".

"Instamos a todas las partes a trabajar con rapidez de manera que un diálogo nacional resulte en medidas significativas que respondan a las aspiraciones legítimas de todos los bahrainíes", señaló.

Por otro lado, la secretaria de Estado resaltó que el "proceso para crear un nuevo Egipto y un nuevo Túnez solamente ha comenzado", y aunque EE.UU. aplaude el compromiso que han manifestado líderes egipcios con una transición ordenada hacia un gobierno democrático, necesitan también tomar medidas "concretas" para impulsar el cambio político, dijo.

"Seguiremos siendo un socio que respalda a la gente de ambos países en la medida en que buscan un futuro mejor", señaló.

"En todo Oriente Medio, la gente reclama a sus gobiernos una mayor apertura, rendición de cuentas y receptividad" a sus exigencias, afirmó.

"EE.UU. cree que les interesa a los gobiernos entablar contactos de manera pacífica y positiva a la hora de atender los reclamos y de trabajar para responder a ellos", porque sin un proceso real hacia sistemas políticos abiertos y responsables, dijo, "la brecha entre los ciudadanos y los gobiernos solamente aumenta y la inestabilidad solamente se agrava".