Público
Público

Clinton llega a Kabul para dar su apoyo a Karzai

La Secretaria de Estado de EEUU califica de "momento histórico" la segunda investidura del presidente de Afganistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hamid Karzai jurará hoy su cargo para un segundo mandato como jefe del Estado de Afganistán en una ceremonia en la que estará presente la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, además del ministro de Exteriores de Reino Unido, David Miliband, el jefe de la diplomacia francesa, Bernard Kouchner y el presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari.

Se espera además que otros cientos de mandatarios y ministros de Exteriores extranjeros, cuya lista definitiva no se ha revelado por motivos de seguridad, participen en la ceremonia que se celebrará en el Palacio Presidencial de Kabul, entre fuertes medidas seguridad.

Los accesos por carretera al Palacio han sido cortados y la presencia de efectivos de las fuerzas armadas afganas y la Policía es abundante en muchos puntos de la ciudad. Además, las fuerzas de seguridad han habilitado controles para vehículos en las calles de la capital cada 15 metros aproximadamente en las vías principales.

Clinton ha calificado la investidura como un 'momento decisivo' para el país. 'Ahora hay una clara ventana de oportunidad para el Presidente Karzai y su gobierno para hacer un nuevo pacto con el pueblo de Afganistán, para demostrar con claridad que vamos a tener que rendir cuentas y mostrar resultados', ha asegurado Clinton a su llegada a Kabul.  

El inicio del segundo mandato de Karzai se produce en un contexto de una creciente insurgencia de los talibán y después de unas elecciones controvertidas marcadas por la sospechas de fraude y corrupción.

 'Ahora hay una clara ventana de oportunidad para el Presidente Karzai'

El pasado 2 de noviembre, la Comisión Electoral afgana desconvocó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y proclamó presidente electo del país a Karzai después de que su rival en esos comicios, el ex ministro de Exteriores Abdulá Abdulá, anunciara su retirada.

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, que tuvieron lugar el 20 de agosto, Karzai consiguió el 49,67% de los votos después de que se anularan cientos de miles de papeletas fraudulentas.

El polémico proceso electoral y la corrupción endémica aumentaron la impopularidad de Karzai y la presión del exterior. La comunidad internacional amenaza con retirarle el apoyo si no logra erradicar las prácticas corruptas de su gabinete.