Público
Público

Clinton: "México no puede tener éxito si no le ayudamos"

La secretaria de Estado estadounidense destaca la colaboración de ambos países contra el narcotráfico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A pocas horas de concluir su visita oficial de dos días a territorio mexicano, la secretaria de estado de EEUU, Hillary Clinton, se mostró hoy convencida de que México no podrá ganar la guerra contra los cárteles de la droga si Estados Unidos no le apoya.

'Me parece muy bien la estrategia que México está empleando (contra el narcotráfico), pero no pueden tener éxito si no les ayudamos', apuntó Clinton en una rueda de prensa tras un encuentro con estudiantes en la norteña metrópoli de Monterrey, capital del estado de Nuevo León, fronterizo con Estados Unidos.

La secretaria de Estado del presidente Barack Obama concluye hoy su visita oficial a México, que comenzó ayer en la capital y es su primer viaje de estas características a un país latinoamericano.

Durante su visita, Clinton sostuvo encuentros con el presidente Felipe Calderón y la canciller Patricia Espinosa -que también la acompañó a Monterrey-, y visitó las instalaciones de la policía federal mexicana en la capital del país, entre otras actividades.

La ex primera dama ha hecho énfasis durante los dos días en la 'corresponsabilidad' de ambos países en el problema de la violencia de los cárteles y hoy enfatizó de nuevo el anuncio, hecho esta semana por su Gobierno, de un plan de acción contra el tráfico de armas hacia México y el lavado de dinero.

Además, Clinton volvió a rechazar que la Administración Obama crea que su vecino del sur es un 'estado fallido', término que se apuntaba en un informe del Departamento de Defensa que trascendió en las últimas semanas.

En su lugar, planteó que el país vive 'un desafío a la seguridad pública' y lo comparó con las alzas de los niveles de crimen en EE.UU. en algunos momentos de las décadas de los 80 y 90, un punto precisamente en el que su marido el ex presidente Bill Clinton (1992-2000) basó parte de su campaña electoral.

'La policía estaba menos armada y contaba con menos hombres que los criminales', subrayó; para revertir esa situación se apeló a un cambio de tácticas y al uso de tecnología, algo que 'el Gobierno mexicano está haciendo ahora'.

La alta funcionaria estadounidense -cuyo país es el primer consumidor de drogas del mundo- anunció ayer la creación de una oficina bilateral para luchar contra el narcotráfico y respaldó los esfuerzos de la Administración mexicana para frenar a los cárteles.

El incremento de la violencia en el límite entre ambos países, a raíz de la guerra interna de las organizaciones de tráfico de drogas por el control de las ciudades fronterizas, hizo saltar la alarma en Estados Unidos.

En 2008, cerca de 5.600 personas perdieron la vida en México por las acciones del crimen organizado, casi un tercio de ellas en el estado de Chihuahua, que fronterizo con EE.UU. Ciudad Juárez, que limita con El Paso (Texas), fue considerada la urbe más violenta de México.

Según informes de la Patrulla Fronteriza, la violencia en el lado estadounidense de la frontera también ha aumentado.

Las autoridades mexicanas se defienden afirmando que repetidamente que la inmensa mayoría de las armas incautadas a los narcotraficantes provienen de Estados Unidos y han urgido hacia un mayor control de este asunto.

En aras de la colaboración conjunta, el Congreso estadounidense ha aprobado ya la mitad de los 1.400 millones que destinará a la Iniciativa Mérida, un mecanismo que proporcionará ayuda económica a México en forma de capacitación y material, armas y vehículos a lo largo de tres años para romper la estructura de los capos de la droga.

'Nosotros vamos a ocuparnos de nuestro lado de la frontera y los oficiales mexicanos de lo que suceda en su país, pero la cooperación y el compartir la información nos harán a cada uno más efectivo', explicó hoy Clinton.

'No estamos hablando de mandar representantes o agencias al otro lado, para nada', porque las medidas que tome Estados Unidos serán en su territorio y no supondrán una injerencia hacia México, aclaró.