Público
Público

Clinton pide que China, India y Rusia aumenten la presión sobre Asad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, pidió hoy que más países aumenten la presión sobre el régimen de Bachar al Asad, en particular China e India, que invierten en Siria, y Rusia, que continúa vendiendo armas al país.

"Queremos ver a China y a India dar pasos junto a nosotros, porque esos dos países tienen grandes inversiones en energía dentro de Siria", dijo Clinton en una entrevista en la cadena CBS.

"Y queremos ver que Rusia pare de vender armas al régimen de Asad", añadió la secretaria de Estado.

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, dijo hoy en su conferencia de prensa diaria que desconoce cuándo se produjo la última gran entrega de armamento de Moscú a Damasco, pero aseguró que Washington lleva años reiterando "constantemente" sus preocupaciones acerca de esas ventas.

Además, Clinton cree que la mejor forma de presionar a Asad es "sancionar la industria de petróleo y gas" y quiere ver que "Europa toma más pasos en esa dirección", afirmó en la entrevista.

Su llamada a aumentar la presión llega en un momento en que, según varios medios de comunicación del país, el presidente estadounidense, Barack Obama, se prepara para exigir públicamente la marcha de Al Asad, un paso que Washington se ha mostrado renuente a dar hasta ahora.

"Hemos sido muy claros en lo que hemos dicho sobre su pérdida de legitimidad, y fuimos de los primeros en decirlo", se limitó a decir Clinton, al ser interrogada si Washington planea endurecer su postura respecto al líder sirio.

"Pero es importante que no sea únicamente la voz de Estados Unidos, y queremos asegurarnos que esas voces vienen de todo el mundo", añadió.

Obama habló hoy por teléfono con el primer ministro turco, Recep Tayipp Erdogan, para abordar la necesidad de una transición democrática en Siria y condenar la violencia en ese país, informó la Casa Blanca.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas analizó el miércoles un informe en el que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenaba la muerte de unos 2.000 civiles desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Asad.