Público
Público

El CNI establece contacto con los secuestradores

Los supuestos captores de los tres cooperantes acceden a mantener un encuentro en la zona fronteriza donde se refugia AQMI. Zapatero pide que no se repitan las indiscreciones del Alakrana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha logrado establecer contacto con el grupo supuestamente autor del secuestro de tres cooperantes españoles. Los agentes intentan establecer un encuentro con los captores en el noreste del país, en la desértica zona fronteriza con Argelia y Malí, a la que Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) acude en busca de refugio, informaron a Público fuentes de la lucha antiterrorista.

Los espías españoles utilizarán el primer contacto para confirmar que se trata del grupo que está detrás del rapto y no de otro que pretende sacar partido de la situación. En el caso de que sean los verdaderos captores, la reunión servirá para conocer sus exigencias y constatar que son miembros de AQMI, y no un grupo de bandidos sin implicaciones terroristas.

Al poco de tener constancia del secuestro, las antenas del CNI que trabajan en Mauritania pusieron a trabajar a sus colaboradores habituales para lanzar la petición de contacto. Contaban con que el sistema de clanes familiares que impera en el país les permitiera acceder a los autores del secuestro, lo que finalmente ha sucedido. Era el único método para la difusión del mensaje en un país que cuenta con una densidad de 2,2 habitantes por kilómetros cuadrado.

A los espías españoles que operaban ya en Mauritania se ha unido en las últimas horas un reducido grupo de agentes del CNI desplazados desde Madrid. Estos agentes han viajado con un completo equipo de apoyo técnico que facilitará las transmisiones y ayudará en la localización de los autores del secuestro.

De la Vega encabeza la célula política, a la que se une Rubalcaba

Los agentes han implicado a sus colegas de los servicios de Inteligencia de otros países que trabajan en la zona. Según las fuentes consultadas, en el encuentro con los supuestos captores y en el resto de la operación de rescate resultará fundamental el apoyo de Estados Unidos, país con una fuerte presencia en Mauritania, tanto a través de su agencia de Inteligencia, la CIA, como del propio Ejército, que cuenta allí con un destacamento de los marines. La infantería estadounidense adiestra a los soldados mauritanos con los que ya ha practicado operaciones antiterroristas conjuntas.

Desde el Estoril, el presidente del Gobierno intervino para pedir, hasta en tres ocasiones, 'prudencia y discreción'. 'Los secuestradores, insisto, también escuchan', recordó José Luis Rodríguez Zapatero, con la experiencia aún viva del rapto del Alakrana, informa Gonzalo López Alba.

Los compañeros de los secuestrados deciden continuar con la caravana

Al término de la XIX Cumbre Iberoamericana, Zapatero dijo que el Gobierno mantiene abiertas 'todas las hipótesis', también sobre las motivaciones del secuestro y las posibles reivindicaciones de sus autores. Zapatero aseguró que el Gobierno será 'escrupuloso' en mantener la posición de 'discreción' que reclama de los demás, porque no se puede dar (a los secuestradores) 'ningún elemento que juegue a su favor'.

La tarde de ayer estuvo protagonizada por varios teletipos de agencias internacionales que, citando fuentes mauritanas, anunciaban la liberación de los tres cooperantes españoles. El Gobierno tuvo que esforzarse en desmentir esas informaciones.

Antes de regresar a España, Zapatero también pidió 'comprensión'. Dijo hacerlo desde la 'experiencia' y, de nuevo, volvieron los ecos del Alakrana. 'El Gobierno desea ver el apoyo de todos sus compatriotas, sean responsables políticos o hagan la tarea que hagan en la sociedad, para salvar a otros compatriotas. No es un tema de color político o ideológico', dijo el presidente.

Desde Madrid, los progresos del CNI son seguidos por los dos comités formados por el Gobierno en la tarde de ayer. El primero está encabezado por la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, los titulares de Exteriores y Defensa, Miguel Ángel Moratinos y Carme Chacón, respectivamente, y dos subordinados de esta, el Jefe del Estado Mayor de la Defensa y el director del CNI. A esta célula se incorpora el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien sustituye a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, integrante del grupo formado con motivo del secuestro del Alakrana.

El Gobierno constituye dos comités de seguimiento

El segundo grupo, de carácter técnico, está compuesto por cuatro secretarios de Estado de los ministerios implicados. Esta estructura mantendrá reuniones todos los días, en sesiones de mañana y de tarde y canalizará la información a través de su quinto miembro, el director de Comunicación de Asuntos Exterirores, Julio Albi. El departamento que dirige Moratinos ha enviado un responsable a la Embajada española en Nouakchott, la capital del país, para que centralice la información que de allí salga.

En Mauritania, los compañeros de los cooperantes secuestrados han decidido continuar su ruta hacia Senegal y Gambia. Según explicó en Barcelona el director de la Caravana Solidaria, Francesc Osan, los miembros de la ONG 'saben perfectamente' que los tres secuestrados 'hubiesen querido continuar'. La decisión no fue fácil, según explicó uno de los integrantes del grupo, Josep Ramón Giménez. 'Por un lado está el espíritu de cooperación, de continuar con nuestra misión. Pero también, el de solidaridad con los familiares de los compañeros secuestrados', explicó desde Nouakchott.

Los cooperantes pasaron la noche en 'un pequeño patio' que tiene la Embajada española, a la espera de que el Ejército mauritano los escoltase hasta la frontera senegalesa. La previsión es que por la noche ya estén en territorio senegalés, donde la caravana se dividirá en dos grupos: uno irá hacia Casamance, al sur de Senegal, y el otro hacia Gambia.

El objetivo es que la caravana recupere el itinerario fijado

El objetivo es que la caravana recupere el itinerario fijado inicialmente, aunque debido a las circunstancias y a que 'los cooperantes deben de estar física y moralmente hechos polvo', su viaje no acabará en Tánger sino en Dakar donde tomarán un vuelo hacia Barcelona.

Ayer, el vicepresidente del Govern, Josep Lluís Carod-Rovira, afirmó que la política de ayuda al desarrollo de la Generalitat no variará por el secuestro, pero se apelará a las ONG que reciban subvenciones públicas a ser plenamente conscientes de que sus proyectos solidarios no deben poner nunca 'en riesgo' la seguridad de los cooperantes, informa Lea del Pozo.

Los conservadores anunciaron ayer la retirada de la pregunta que tenían previsto realizar hoy en el Pleno del Congreso de los Diputados a la ministra de Defensa, Carme Chacón, sobre el ‘Alakrana’, para que esta pueda centrarse en la gestión del secuestro de los tres cooperantes en Mauritania. La portavoz del PP en la Cámara Baja, Soraya Sáenz de Santamaría, justificó esa decisión en la necesidad de que el Gobierno otorgue “la máxima coordinación, la máxima atención y apoyo a las familias y el máximo cuidado” a la gestión de esta crisis. El vicesecretario de Comunicación del partido, Esteban González Pons, aseguró por la mañana en una entrevista digital en ‘Público.es’, que el PP echará “una mano” al Gobierno en el caso de los secuestros, “para que esto no se le complique más de lo que ya está”. Pero sus buenas intenciones no le impidieron criticar de nuevo al Ejecutivo unas pocas horas después. “El Gobierno vuelve a dar síntomas de que no está coordinado en este asunto”, indicó Pons. A última hora de la tarde, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega telefoneó al líder del PP, Mariano Rajoy, para informarle sobre las gestiones del Ejecutivo en Mauritania.