Público
Público

La CNMV lanza la mayor reforma del sistema de liquidación de valores desde 1992

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha planteado la mayor reforma del sistema de liquidación y registro de valores cotizados en bolsa desde 1992 para hacerlo más compatible con los sistemas europeos y darle un "diseño más eficiente" a nivel jurídico, financiero y de gestión del riesgo.

Este tipo de sistemas son básicos, ya que buscan llevar a efecto el intercambio de valores por efectivo, englobando todos los procesos posteriores a la negociación hasta el cambio de titularidad de los valores y su registro.

En un comunicado, la CNMV destacó hoy que "el adecuado funcionamiento y la seguridad jurídica de los mecanismos de postcontratación, mucho menos visibles que los de la contratación, resultan imprescindibles para garantizar la eficiencia, la competitividad y la estabilidad del sistema financiero".

El documento para la reforma del sistema, sometido a consulta pública hasta el 15 de marzo, será elevado con un plan de desarrollo detallado al Ministerio de Economía y Hacienda para que adopte las modificaciones normativas necesarias.

En el documento, la CNMV recuerda que, con las condiciones actuales, en la práctica no siempre se consigue liquidar a tiempo todas las ventas en su fecha efectiva (fecha valor) y, como consecuencia, se puede generar ocasionalmente desajustes transitorios en los saldos de valores.

Por tanto, la reforma pretende trasladar la firmeza hacia el momento de la liquidación efectiva de la operación y permitir, en último extremo, la revocación de las instrucciones de liquidación como mecanismo final de resolución de incidencias.

Además, la CNMV considera que la protección del inversor, especialmente el minorista, "aconseja establecer mecanismos eficaces que proporcionen garantías a la liquidación y minoren en lo posible las anulaciones".

Por ello, aboga por poner en marcha unas Cámaras de Contrapartida Central (CCP, en sus siglas en inglés), que son entidades interpuestas entre el proceso de contratación y el de registro.

El organismo que dirige Julio Segura también señala que los procedimientos de liquidación son muy exigentes en la identificación precisa de los valores vendidos, que deben presentarse antes de la liquidación en el proceso de justificación de ventas.

Con esta reforma, los miembros liquidadores y las CCP serían responsables de las operaciones a liquidar, y ya no sería necesaria la identificación previa de los valores a entregar.

Entre las consecuencias prácticas, el supervisor de los mercados bursátiles destaca la tendencia a la concentración de las actividades de liquidación y registro, con la posible reducción del número actual de participantes, así como la posible alteración de costes.

Según los datos de la CNMV, diez de las 74 entidades activas en liquidación cubren el 80% del volumen, mientras que en las actividades de registro quince entidades cubren el 80% del saldo de valores de renta variable.