Público
Público

La COAG denuncia que el precio actual de la leche, 0,45€/litro, no asegura la continuidad del sector

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) denuncia que el nivel de precios actual de la leche, 0,45 euros/litro de media, no asegura la continuidad de los productores en el sector ante el incremento de los costes de producción.

En un comunicado explica que el incremento de los costes de producción en el sector lácteo no sólo responde a la escalada de los precios de los piensos, sino a un incremento generalizado de los insumos o gastos fijos como los fertilizantes, gasóleo, gastos veterinarios, mano de obra, seguros, amortizaciones de capital invertido en cuotas e instalaciones y reposición de ganado.

Añade que la prueba de que el precio no asegure la rentabilidad son los últimos datos del Ministerio de Agricultura sobre el Plan de abandono; 1.800 ganaderos de leche -con un volumen total de 180.000 toneladas de cuota- se acogieron durante la última campaña.

Con los abandonos solicitados, el número de ganaderos lácteos en España se situará en unos 25.000 frente a los 140.000 de 1994.

Además, en el sector lácteo se da la particularidad de que los costes generales dependen también de la cantidad de cuota adquirida, lo que conlleva periodos de amortización en función del precio de compra.

Es necesario subrayar que esta situación es característica de España ya que durante 13 años existió un mercado libre de cuotas entre productores lo que generó la aparición de intermediarios (entre los compradores y vendedores de cuota) y por tanto un incremento en el precio de las mismas.

Durante ese periodo, los ganaderos han desembolsado una cantidad aproximada de 510 millones de euros para la compra de cuota, lo que supone un coste adicional de 0,018 euros/litro y un coste de amortización que varía entre los 0,018 euros y 0,036 euros por litros, lo que en muchos casos ha puesto en serios problemas la viabilidad de pequeñas y medianas explotaciones.

Además, COAG estima necesario un ajuste en la distribución de los márgenes comerciales y de beneficios de la cadena agroalimentaria, para que los productores puedan obtener unos precios justos en origen y los consumidores unos precios razonables en el punto final de venta.