Público
Público

La coalición alemana sigue buscando un presidente federal de consenso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La coalición de Gobierno alemana se reunió hoy por tercer día consecutivo en Berlín para buscar un candidato de consenso que sustituya en la presidencia del país al recién dimitido Christian Wulff.

La reunión, que comenzó a la una del mediodía (12.00 GMT) en la Cancillería, volvió a congregar a las cúpulas de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, la bávara Unión Cristianosocial (CSU) y el Partido Liberal Alemán (FPD).

La cita, a la que no está previsto que siga ningún comunicado oficial, pretende dar un nuevo impulso a este asunto, después de que ayer encallasen las negociaciones entre la coalición gobernante y la oposición.

Además, Merkel mantiene intensos contactos con los dirigentes del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) y Los Verdes, las dos mayores formaciones de la oposición, aunque la posibilidad de una reunión con sus cúpulas, apuntada ayer, parece hoy muy improbable.

Según los medios alemanes, la mayoría de los nombres que se han barajado este fin de semana para ocupar la jefatura del Estado han topado con la negativa de alguna de las partes, lo que frustra el objetivo inicial de Merkel de proponer un "candidato común" para no convertir esta crisis en una batalla entre partidos.

Si el sábado el presidente del grupo parlamentario de la CDU, Volker Kauder, abogó por una "rápida solución", hoy fuentes del partido de Merkel ven más lejana la resolución de la vacante en la jefatura del Estado.

Wulff dimitió el viernes, un día después de que la fiscalía de Hannover solicitase al Bundestag el levantamiento de su inmunidad para poder investigarle por haber disfrutado de unas vacaciones en la exclusiva isla de Sylt en 2007 que pagó el empresario David Groenewold.

Las vacaciones tuvieron lugar un año después de que el gobierno de la Baja Sajonia, presidido entonces por Wulff, aprobara la concesión de un aval de cuatro millones de euros a una empresa de Groenewold, aunque éste nunca lo hizo efectivo.

Así culminó una polémica que arrancó en diciembre, cuando el diario "Bild" publicó que, en sus tiempos como primer ministro, Wulff aceptó un crédito privado de medio millón de euros en unas condiciones muy ventajosas de empresarios amigos para adquirir una vivienda particular.

A continuación, varios medios difundieron un rosario de nuevas presuntas irregularidades de Wulff, como actos de campaña sufragados por empresarios cercanos y regalos a la familia del expresidente, entre los que destacan hasta cinco viajes de vacaciones y un vehículo de lujo.