Público
Público

Coches de ocasión perfectamente fichados

Carfax elabora historiales de cualquier vehículo en circulación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vendaval de la crisis se ha llevado por delante un buen número de sectores económicos, aunque también hay algunos que han sacado tajada: actividades como los servicios de gestión financiera, la gestión de cobros, los talleres de reparación y la venta de coches de ocasión se han beneficiado de las vacas flacas. En el caso de los vehículos usados, este mercado se ha aprovechado del desplome de las ventas de coches nuevos y de un mayor recurso a esta alternativa, mucho más económica. Toda una baza, tratándose de la segunda mayor compra en la vida de una persona, tras la casa.

Así, en 2008 (cuando la crisis ya había estallado), se compraban en España 1,4 coches usados por cada uno nuevo. Un ratio que, pese a estar alejado de la media europea (2,3 vehículos de ocasión adquiridos por cada uno a estrenar) supone un importante avance respecto a 2005, cuando ambos mercados estaban equilibrados.

La crisis ha impulsado las ventas de vehículos usados

Los datos proceden de un estudio publicado la semana pasada y elaborado por el Instituto de Empresa y Carfax. Esta compañía, de origen estadounidense (se fundó allí en 1984), elabora informes sobre el historial de vehículos usados: a través de una página web, ofrece a sus clientes datos de, entre otros aspectos, matriculación, cambios de titularidad y bajas, kilometraje, siniestros, reparaciones.

El grupo tiene una gigantesca base de datos (tiene más de 34.000 fuentes de información) para tratar de paliar 'la falta de transparencia del mercado de vehículos de ocasión', según Marco Arban, su máximo responsable para España, donde prevé empezar a operar a mediados del próximo octubre.

El grupo prevé empezar a operar en Españaen octubre

La idea en la que se basa la compañía es simple: permitir a los compradores y vendedores de vehículos usados contar con información fiable sobre el turismo en cuestión. Los informes, en principio, tendrán datos muy básicos que irán ampliándose paulatinamente y costarán entre 2 y 5 euros en una primera fase.

La compañía tiene su sede europea en Múnich (Alemania), pese a que, por el momento, no opera en ese país, puesto que datos como el número de bastidor de los coches (su principal fuente de información) son considerados allí información personal. Presente en Europa desde 2007, tiene también otra oficina en Estocolmo y, de momento, opera en Suecia y Eslovenia.

En su país de origen (y en Canadá), Carfax es líder de su sector e, incluso, patrocina un equipo de las carreras Nascar. En julio pasado, el fabricante nipón Honda le cedió los datos de miles de vehículos que había mandado revisar en EEUU. La empresa no ofrece datos de facturación.

'Nosotros no sabemos quiénes son los dueños de los coches, no manejamos ningún dato personal', dice Orban, un italiano que cursó estudios en la Universidad de Granada y que, además de la filial española, dirige el negocio de Carfax en Eslovenia y su país de origen, donde también espera empezar a operar en breve.

Arban asegura que la empresa ha hecho los deberes y ya cuenta con datos de todos los vehículos que circulan en España y que fueron matriculados con posterioridad a 1981, cuando los coches empezaron a montar número de bastidor. Aun así, su labor de recogida de información es continua: 'Siempre hay coches nuevos y situaciones nuevas', concluye.