Público
Público

La cocinera y el aliño de la pintura religiosa

Un Goya modesto y un gran Zurbarán, en la subasta de Maestros Antiguos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Barbara Piasecka (Polonia, 1937) estudió arte en Wroclaw, aunque al llegar a EEUU en 1968 trabajó de cocinera para John Seward Johnson, cofundador de la empresa de cosméticos Johnson & Johnson. Tras compartir menús y cama, se convirtió en su tercera esposa en 1971 y empezó a comprar obras de arte. Le gustaba la pintura antigua, entre la que destaca un Prometeo de José de Ribera, muebles, tapices y esculturas.

La colección de 57 piezas de la cocinera se adjudicará mañana, en Sothebys de Londres, al mejor postor en una venta de pintura antigua, en la que se subastará también Retrato ecuestre de Manuel Godoy, de Francisco de Goya, y Retrato del Doctor Juan Martínez Serrano, de Francisco de Zurbarán.

La primera obra que adquirió Barbara Piasecka fue La Virgen con el Niño, Santa Ana y San Juan, atribuida al italiano Agnolo di Cosmino, un artista menor en el conjunto de cuadros en venta en el que se incluyen dos de Ludovico Carraci, San Pedro, penitente y Retrato de un hombre.

El San Pedro pertenece a la época de madurez pictórica de Carraci y está valorado en el triple (600.000 euros), que Retrato de un hombre. El bagaje religioso de la coleccionista polaca es evidente.

José de Ribera (Xàtiva, 1591-Nápoles, 1652) pintó La tortura de Prometeo entre tinieblas, desnudo, colgado de manillas mientras un águila le muerde el cuerpo. Es una tela de grandes dimensiones, que perteneció a una colección privada de Milán hasta 1979, valorada en más de 885.000 euros.

El precio del Prometeo calculado por los tasadores de Sothebys es el mismo que el Retrato del Doctor Juan Martínez Serrano, de Zurbarán, una imagen que impone por la nitidez de la autoridad eclesiástica que transmite el personaje retratado a escala real, un profesor de Segovia cuyo rostro parece un vivo retrato en digital. La obra más cara, según la tasación, es Retrato ecuestre de Don Manuel Godoy, de Goya, un cuadro en su conjunto raquítico, flojo, sin firmar. Es un Godoy joven, que podría alcanzar entre 2,8 a 3,9 millones de euros.