Público
Público

Cohen gana el Príncipe por contar la vida como "una balada interminable"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El poeta y cantante canadiense Leonard Cohen ha sido galardonado hoy con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011 por saber contar la vida "como una balada interminable" y haber creado "un imaginario sentimental" en el que se funden la poesía y la música.

Así lo ha señalado el jurado del Premio en su acta, leída hoy en Oviedo por su presidente, el exdirector de la Real Academia Víctor García de la Concha, quien ha dicho a los periodistas que si bien Cohen es más conocido como cantautor, "antes fue poeta y novelista, más poeta que novelista".

Cohen, que cumplirá 77 años en septiembre, tiene una obra literaria que "ha influido en tres generaciones de todo el mundo", según ha señalado asimismo el jurado.

García de la Concha ha subrayado que Cohen ha seguido "la vieja tradición que viene desde la Edad Media" de conectar "la poesía y el canto", y, en este sentido, la miembro del jurado Rosa Navarro le ha definido como "un nuevo juglar".

"No tiene el mismo calado desde el punto de vista de creación literaria" que los otros finalistas -Alice Munro e Ian McEwan-, pero "llega a mucha más gente que a un grupito de expertos", ha explicado la catedrática de literatura de la Universidad de Barcelona al valorar la "divulgación muy superior" que obtiene así el Premio.

Este trovador de voz cavernosa, nacido en Montreal en 1934, profesa una fuerte admiración por el poeta granadino Federico García Lorca, a quien dedicó la canción "Take this Waltz.

De gran profundidad poética, Leonard Cohen comenzó a escribir poemas a los 16 años y a los 22 publicó su primer título "Lets us compare mythologies", también inspirado en Lorca, y en 1961, publicó su segundo libro "Spice box of earth".

El escritor Fernando Sánchez Dragó ha resaltado de Cohen que ha bebido de "todas las peripecias culturales, literarias y espirituales de nuestro tiempo", como "los 'beat', los hippies, la fuga del Mediterráneo, los amores, las drogas, el budismo zen, el vedanta o el chasidismo judío".

Y otro escritor del jurado, J.J. Armas Marcelo, que ha recordado que hace años que el Premio no recaía en un poeta, ha ensalzado la "curiosidad intelectual" de Cohen para "estudiar a fondo el misticismo oriental", que le hace ser muy reconocido en Asia y no sólo en América y Europa.

Leonard Cohen ya fue candidato este año a otro Príncipe de Asturias, el de las Artes, prueba de su "dualidad" como escritor y cantante de la que advierte la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, quien recuerda que mucha gente ha "vivido, cantado, enamorado y pensado" con sus letras.

De hecho, otro miembro del jurado, el crítico literario Andrés Amorós, cree que Leonard Cohen "no es un cantante extraordinario" y sí "un poeta extraordinario, como (Jaques) Brel, (Bob) Dylan, Georges Brassens", mientras que, en ese mismo sentido, Armas Marcelo le compara con Joaquín Sabina, Eric Clapton y Luis Eduardo Aute.

La decana de Humanidades de Harvard, Diana Sorensen, cree que, una vez más, el Príncipe de Asturias se "adelanta" a lo que "los medios culturales son capaces de captar", que, según augura la profesora argentina, será un resurgir del mundo literario y musical de Cohen, especialmente en Norteamérica.

El Premio de las Letras, que este año recibió 32 candidaturas, fue entregado en 2010 al escritor libanés Amin Maalouf, y en ocasiones anteriores lo obtuvieron, entre otros, Ángel González, Delibes, Gonzalo Torrente Ballester, Mario Vargas Llosa, Camilo José Cela, Paul Auster, Günter Grass, Susan Sontag, Ayala, Mutis, Magris, Ismail Kadaré, Nélida Piñón, Margaret Atwood y Arthur Miller.

Este es el quinto de los ocho premios Príncipe de Asturias de 2011 -dotados con 50.000 euros-, que serán entregados en otoño en el Teatro Campoamor de Oviedo.