Público
Público

Las colecciones de hombre despuntan en el 080 Barcelona Fashion

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las colecciones de hombre han despuntado en esta séptima edición del 080 Barcelona Fashion, la plataforma de moda independiente que durante tres días ha hecho de la capital catalana un escaparate de moda, ya que a los éxitos cosechado ayer por Miquel Suay y Juun.J, se han sumado los de Omar Kashousa.

La colección que hoy ha presentado Kashoura, uno de los invitados internacionales que han acudido a Barcelona, galardonado recientemente con el premio New Generation Designer 2011 que otorga el British Fashion Council, ha sido un ejercicio de buen gusto, buen hacer y una alegría para la vista.

Como "ropa de niño bueno" se puede resumir sus propuestas, de una elegancia sosegada pero con piezas remarcables como un jersey de punto de arroz con cuello vuelto y cremallera lateral o los pantalones de punto de algodón de corte sastre.

Hombros estrecho, líneas muy ajustadas, con un aire al movimiento 'mod' de los años 50-60, han llenado la pasarela, y otras propuesta con un toque de cierta reivindicación pacifista y con detalles pseudomilitares como cinturones con cartucheras o tirantes inspirados en los que usan los cazadores para guardar la munición.

Celia Vela, una habitual en las pasarelas desde hace seis años, no ha estado muy acertada en su colección de mujer, en la que ha habido muchos brillos, aunque algunas prendas como las rebecas de puntos con estampados de cuadros renacentistas han dejado muy buen sabor de boca.

La colección de Schipper/Arques, que se ha hecho esperar casi una hora, lo que generado las protestas de las casi 300 personas que querían ver la colección, ha girado en torno al cuerpo de la mujer, al que han embutido en ajustadísimos corsés y bustiers de ballenas, entre lenceros y de calle, de muy buena factura pero de puesta difícil.

Poco original y con un regusto a maltrato ha sido la puesta en escena de desvestir a una modelo escondida bajo una máscara de animal, eso si, de pedrería y seda, que ha salido a escena con un corsé apretadísimo que ocultaba su pecho, envuelto también en vendas que el diseñador le ha quitado en directo.

De la colección, correcta, a la que sus diseñadores definen como "un experimento de estrechamiento y transformación del cuerpo", lo mejor ha sido un abrigo crudo de falda con vuelo y cintura muy marcada, y con detalles en negro, y una chaqueta de charol de burbuja corta.

El catalán-gallego Manuel Bolaño, que el año pasado logró el premio a la mejor colección femenina del 080 Barcelona Fashion, ha tenido hoy tiempo para enseñar una colección oscura, llena de faldas largas y prendas de aspecto pobre de poco encanto y con aspecto inacabado.

Inquietantes algunas piezas como un abrigo con hombreras altísimas que escondían el cuello, o un body de ganchillo negro como una red de telaraña que daba a la modelo un aspecto de muerta viviente.

Yiorgos Eleftheriades, un habitual en esta pasarela, ha cerrado los desfiles con una colección de mujer en la que ha rediseñado el lujo en el vestir de cada día. Ha trabajado con combinaciones de tejidos, texturas y formas asimétricas.

El balance de esta séptima edición del 080 es positivo si se tiene en cuenta la gran afluencia de público que ha habido, la cantidad de medios que ha movido y la repercusión que ha tenido en los medios, aunque más por su continuidad tras el cambio de gobierno de la Generalitat que por la calidad de las colecciones que se han visto.