Público
Público

Colombia busca calma con Venezuela pero Chávez se opone

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Javier Mozzo Peña y Eyanir Chinea

Colombia informó el sábado que capturó a cuatro miembros de la Guardia Nacional de Venezuela en su territorio y que los deportará, en un gesto diplomático para suavizar las crecientes tensiones entre las dos naciones.

No obstante, el presidente venezolano, Hugo Chávez, descartó cualquier posibilidad de restablecer el diálogo con su homólogo colombiano, Alvaro Uribe, después de que sus relaciones se fracturaran a raíz de la firma de un acuerdo militar entre Bogotá y Washington.

"Podrá pedírmelo el Rey de España, presidentes amigos. No voy a hablar con Uribe, no hay conversación con Uribe, no hay nada que hablar con ese Gobierno traidor", dijo Chávez en un acto el sábado, echando por tierra la posibilidad de resolver el conflicto en el corto plazo.

Los militares detenidos, tres sargentos segundos y un sargento primero, fueron capturados en el departamento de Vichada, cerca de la frontera binacional, en una lancha, en cuyo interior fueron encontradas maletas con uniformes camuflados de las Fuerzas Armadas de Venezuela, precisó un comunicado del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS.

"Ellos (los funcionarios de la Guardia Nacional de Venezuela) deben llevar el mensaje de que aquí hay afecto por el hermano pueblo de Venezuela y que ese afecto es inquebrantable", dijo Uribe antes de iniciar un consejo comunal.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo recientemente que convocaría a los presidentes Chávez y Uribe a una reunión en Manaos a finales de noviembre, en busca de restablecer las relaciones, cuya ruptura ha ocasionado un abrupto descenso en el comercio de su frontera común, una de las más dinámicas de Latinoamérica.

CADENA DE INCIDENTES

La captura de los militares venezolanos es el más reciente incidente en medio de las tensas relaciones que mantienen ambos países, después de que Bogotá y Washington firmaron el acuerdo militar, que Chávez considera "amenazante" y que "siembra la semilla de guerra" en el continente.

A comienzos de noviembre, Colombia expulsó a un sargento de la Guardia Nacional de Venezuela capturado por efectivos de la policía, de quien se dijo que reveló información sensible para la seguridad nacional.

Por su parte, el Gobierno colombiano reclamó que un miembro del DAS permanece retenido en Venezuela, pese a que según el organismo aceptó una invitación de un funcionario del Servicio Administrativo de Identificación y Migración de Venezuela (Saime) para pasar unos días de descanso en ese país, y pidió su pronta liberación.

Recientemente, Chávez llamó a los militares y al pueblo de Venezuela a estar preparados para la guerra, debido al acuerdo militar de su vecino que incluye el uso de bases militares colombianas por parte de soldados estadounidenses. Pero posteriormente el líder socialista dijo que había sido mal interpretado.

Mientras, Uribe anunció que seguirá enviando energía eléctrica a Ecuador, un gesto de buena voluntad en medio del lento restablecimiento de las relaciones diplomáticas rotas desde marzo del 2008, por un ataque en territorio ecuatoriano por parte de las fuerzas militares colombianas, en el que murió un destacado líder guerrillero de las FARC.

"Desde hoy está autorizada Emcali y su planta de generación térmica para despachar dos gigavatios a la hermana república ecuatoriana (...) hoy por ti, mañana por mí", dijo el mandatario.