Público
Público

Colombia pide más conciencia a Europa para frenar la "epidemia" de cocaína

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, espera que Europa refuerce las políticas antidroga para frenar la "epidemia" creciente de cocaína que amenaza con elevar sus niveles de consumo a los de Estados Unidos.

En una entrevista con EFE, Santos dijo que países como el Reino Unido o España ya están en esa situación y reconoció que no se siente satisfecho con la colaboración europea en materia de narcotráfico.

En el caso de Colombia, explicó, supone la décima parte de la cooperación de EEUU, que "tiene una actitud mucho mas radical ante el problema del consumo" y en los últimos 25 años ha logrado disminuirlo en un 50 por ciento.

"Eso es un éxito importante y algo que no se conoce", afirmó Santos, para quien en Europa "apenas está empezando la epidemia de cocaína, que tiene tres o cuatro años, pero ya hay países con un nivel de consumo igual al de EEUU: Inglaterra y España".

El vicepresidente colombiano visitó Portugal en una iniciativa conjunta con Perú, otro gran productor latinoamericano de coca, para abrir una campaña de concienciación europea sobre las consecuencias del narcotráfico.

Uno de sus efectos, subrayó, es la destrucción de cientos de miles de hectáreas de selva virgen de la cuenca amazónica para destinarlas al cultivo ilegal de coca.

Se trata de una "devastación ambiental" desconocida en Europa, lamentó, y es "una vergüenza" que no reaccionen las organizaciones ecologistas como ocurrió en casos como el Exon Valdez, el petrolero que en 1989 derramó miles de toneladas de crudo en Alaska.

"Esto que es diez veces peor, es una tragedia ecológica absolutamente silenciosa", aseguró Santos, que en Lisboa inauguró una exposición fotográfica, en una céntrica plaza, para mostrar la deforestación y la contaminación química que causa el narcotráfico en la selva virgen.

El vicepresidente se entrevistó con varios ministros, delegados de organismos internacionales y con el primer ministro luso, José Sócrates, y elogió la acogida y el interés portugués, "muy positivo", hacia la iniciativa, que abarcará otras ciudades europeas como Bruselas, Berlín, La Haya, Praga o Ginebra.

Se trata, indicó, de abrir contactos y "desarrollar agendas paralelas similares a la de Lisboa para involucrar a la Unión Europea y a las organizaciones ambientales".

Con su proyecto, Colombia y Perú quieren "tocar las puertas de la sociedad civil para que se conciencie y entienda que hay 300.000 hectáreas de selva tropical húmeda con una flora y una fauna que nunca va a volver".

"Es algo de lo que se tienen que preocupar también esas organizaciones que elevan la conciencia de los gobiernos", subrayó.

Además, el problema de las drogas no es sólo de Colombia, abarca todo el continente, recordó, "desde México a Argentina está afectando la gobernabilidad y ha disparado la criminalidad".

"Es el enemigo de la democracia y de la gobernabilidad más grande que tenemos ahora en América Latina y en el caso de Colombia financia un grupo terrorista como las FARC (las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)", declaró.

Para el vicepresidente, "la asociación entre la guerrilla y el narcotráfico es absolutamente evidente para todo el mundo y hay que combatir el problema del narcotráfico para acabar con ella".

Si en Colombia no hubiera la fuente de financiación del narcotráfico, puntualizó, "la guerrilla se hubiera acabado hace 20 ó 30 años, cuando cayo el muro de Berlín".

Para Santos, simpatizar ahora con las FARC, que militarmente están "en proceso de disolución y desintegración irreversible", supone "por asimilación" ayudar al tráfico de drogas, aunque el "espacio político" se le reduce en Europa, donde puso como ejemplo "la decisión muy clara del Estado español".