Público
Público

Colonos judíos de Hebrón reciben con abucheos a Trinidad Jiménez

La ministra española de Asuntos Exteriores fue insultada por al menos una decena de colonos que la tacharon de "antisemita", "nazi" y de ser una persona "que odia a Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha sido recibida hoy con abucheos e improperios por parte de un grupo de colonos judíos en la ciudad cisjordana de Hebrón, en su segundo día de visita a la zona.

Tras haber visitado una escuela palestina y recorrer algunas calles del casco histórico de esta ciudad rehabilitada por la Agencia de Cooperación Española, Jiménez fue insultada por al menos una decena de colonos que la tacharon de 'antisemita', 'nazi' y de ser una persona 'que odia a Israel'.

Los que profirieron los insultos eran en su mayoría hombres, tocados con una kipá o solideo bordado y vestimentas características de la corriente del sionismo religioso.

Ante los abucheos, la jefa de la diplomacia española siguió su recorrido con normalidad y explicó a los periodistas que 'no pasaba nada, todo el mundo es libre de expresar su opinión'.

El suceso tuvo lugar en las inmediaciones de la Tumba de los Patriarcas para los judíos, santuario conocido por los musulmanes como la Mezquita Ibrahim (Abraham), donde se encontraban presentes soldados y policías israelíes que reflejaron cierta tensión por lo ocurrido.

La tumba de Abraham, segundo lugar santo del judaísmo y lugar teológico importante también para el Islam y el cristianismo, es testigo mudo del conflicto. En 1994, Baruch Glodstein, un militante judío fundamentalista, asesinó a 29 musulmanes que rezaban en la Mezquita. Desde entonces, musulmanes y judíos pueden ver la tumba desde dos accesos diferentes (el que da a la mezquita y a la sinagoga) separados además por un cristal antibalas. 

Los colonos mostraban pancartas en español, como la de la foto, en las que se podía leer: 'Hace más de 500 años España echo a los judíos a Hebrón, la pregunta es si ahora nos quieren echar también de Hebrón'.

Y con un altavoz, el dirigente colono de Hebrón David Wielder acusó a Jiménez de apoyar el terrorismo palestino y preguntó al Gobierno español cómo se podía justificar la expulsión de los judíos de la ciudad.

El líder de los colonos en esta ciudad cisjordana aludía a la política que impulsa la comunidad internacional para que israelíes y palestinos alcancen un acuerdo de paz que culmine con la creación de un Estado palestino.

Hebrón es la única ciudad cisjordana en cuyo interior residen colonos judíos, que veneran las tumbas de sus patriarcas Abraham, Isaac, Jacob y Sara, Lea y Rebeca. Unos 600 judíos residen en el caso antiguo de Hebrón, rodeados por una población de más de 130.000 palestinos y son constantes las fricciones entre ambas comunidades.

Tras visitar el casco histórico de esta ciudad palestina, Jiménez regresó a Jerusalén para un encuentro con los medios de comunicación. Después visitó el Museo del Holocausto, Yad Vashem, y se entrevistará con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y con su homólogo israelí, Avigdor Lieberman.

Tengo muchos y buenos amigos en Israel

Jiménez restó importancia al recibimiento de los colonos de Hebrón: 'Ha sido algo aislado. Tengo muchos y buenos amigos en Israel y no quiero elevar de categoría lo que es una anécdota. Israel es más que los insultos que han podido proferir algunos'.

Trinidad Jiménez precisó que había tenido ocasión de hablar con algunos de los colonos judíos que le depararon ese recibimiento. 'Querían exponernos las razones por las que están allí', dijo.