Público
Público

"¿De qué color llevas hoy la ropa interior?"

Una jueza imputa a un capitán de la Guardia Civil por acoso y abuso sexual a una subordinada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ella asegura que se había convertido en una costumbre. Su capitán la llamaba al despacho y le preguntaba de qué color era la ropa interior que llevaba ese día. Luego, le exigía que se la enseñase. La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo, Marisa Llaneza, ha admitido a trámite una denuncia por acoso y abuso sexual, además de mobbing, contra un capitán de la Guardia Civil destinado en la Comandancia de la capital asturiana. La víctima era una de sus subordinadas.

Según la denuncia, a la que ha tenido acceso Público, el oficial presuntamente inició su acoso poco después de que la agente fuese destinada, en 1996, al Equipo Mujer Menor (EMUME) de la Comandancia de Oviedo, en la que él era jefe de la Unidad de Policía Judicial. Siempre según el relato de esta, su superior comenzó aislándola en un despacho, junto a otra compañera, del resto de los agentes, a la vez que le impedía entablar 'cualquier tipo de conversación con otras personas, especialmente hombres'.

La denuncia asegura que el capitán la 'vejaba públicamente' y que a veces le hacía acudir al cuartel cuando no estaba de servicio 'para estar a su lado y hacerle preguntas sobre su vida personal e íntima'. También le imponía 'servicios nocturnos' con un objetivo: 'Invitarme a cenar y posteriormente realizar todo tipo de proposiciones de naturaleza sexual'. El acoso llegó a tal extremo que, según la mujer, el oficial ahora imputado le ordenaba cómo debía vestir, 'el perfume que debía usar' e, incluso, en qué partes de su cuerpo tenía que ponérselo 'mientras la tocaba'. 'Cuando ya la tenía totalmente aterrorizada, llegó a besarla y tocarle los pechos', recoge la denuncia.

Durante este tiempo, la mujer sufrió bajas por depresión y cayó en el alcoholismo, además de padecer 'trastornos de la conducta alimentaria y límite de personalidad', según varios informes psicológicos, incluido uno de la Guardia Civil.

Sin embargo, fuentes del Instituto armado dudan de la versión de la mujer y destacan que sólo denunció los hechos cuando vio rechazada su pretensión de ser declarada inútil por razones de trabajo en un expediente instruido, precisamente, por el ahora imputado. Además, recuerdan que el capitán la había denunciado por calumnias antes de que ella le acusara a él y que ningún compañero ha confirmado sus denuncias de acoso.