Público
Público

Combates entre el Ejército turco y el PKK acaban con 22 muertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tropas turcas y milicianos kurdos se enfrentaron el sábado en el sureste de Turquía en una escalada de violencia que causó la muerte de 10 soldados y 12 guerrilleros.

Los combates en Semdinli, en la provincia de Hakkari, cerca de la frontera con Irak, reavivaron el conflicto en la región y llevaron a las fuerzas armadas turcas a golpear objetivos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo) en el norte de Irak.

Los combatientes del PKK desataron las hostilidades con un ataque sobre una unidad fronteriza del Ejército hacia las 2 a.m. (23:00 GMT) en el que resultaron heridos 14 soldados, dijo el Mando turco en un comunicado en su página web. Los heridos fueron trasladados a hospitales.

"Se enviaron refuerzos a la región y durante la noche se proporcionó apoyo a la zona de conflicto con helicópteros de ataque y artillería. En otro incidente, la Fuerza Aérea atacó objetivos identificados en la región del norte de Irak", agregó.

Ocho soldados murieron en el ataque a la base militar y otros dos más fallecieron al pisar una mina en Hakkari.

"Nuestra lucha continuará hasta que la organización terrorista sea aniquilada", dijo el primer ministro, Recep Tayip Erdogan.

El líder del partido de ultraderecha MHP, Devlet Bahceli, dijo que Erdogan es el arquitecto de la situación actual y pidió una reunión del Consejo de Seguridad Nacional para el lunes, así como que se vuelva a decretar el estado de excepción en el sureste de Turquía, que se desconvocó en 2002, cuando el partido AK de Erdogan llegó al poder.

El Ejército advirtió el viernes de que el PKK podría intensificar sus operaciones para el verano, cuando el aumento de las temperaturas incrementa la infiltración de sus combatientes procedente de las montañas en el norte de Irak, donde se encuentran varios miles de guerrilleros.

Antes del último combate, unos 130 milicianos habrían muerto en los últimos cuatro meses, la mayoría en ataques aéreos sobre el norte de Irak, según informó el ejército. En este periodo murieron 43 efectivos de las fuerzas de seguridad.

La actividad del PKK suele manifestarse en ataques con bombas detonadas a distancia sobre convoyes militares, asaltos a pequeños puestos militares y combates en las montañas del sureste de Turquía.

El PKK, que está considerado una organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea, dijo este mes que abandonaba el alto el fuego que decretó de manera unilateral hace un año y que iba a reanudar los ataques contra las fuerzas turcas debido a las operaciones militares contra ellos.

El alto el fuego se produjo cuando el Gobierno de Erdogan trabajaba en unos planes para impulsar los derechos kurdos y ayudar así a acabar con el conflicto. Sin embargo, el proceso se ha tambaleado, y en diciembre sufrió un grave revés, cuando el Tribunal Constitucional ilegalizó al prokurdo Partido por una Sociedad Democrática (DTP), por los cargos de estar vinculado con el PKK.

Más de 40.000 personas han muerto en el conflicto desde que el PKK lanzó una campaña violenta en 1984 con el objetivo de crear una patria kurda en el sureste del país. Ahora sostienen que quieren más autonomía y derechos para los alrededor de 12-15 millones de kurdos turcos.