Público
Público

Combinación vitamínica ofrece beneficio anticancerígeno durable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

Los habitantes de una regiónen China con gran cantidad de casos de cáncer que tomaronselenio, vitamina E y beta caroteno lograron reducir el riesgode morir y prolongarlo hasta una década después de quienessuspendieron los suplementos, reveló un estudio.

Sin embargo, el estudio publicado en Journal of theNational Cancer Institute, aclaró que dado que losparticipantes tenían "deficiencias nutricionales", losresultados no eran aplicables a las poblaciones mejornutridas.

El equipo del doctor Philip R. Taylor, de National CancerInstitute, en Bethesda, Maryland, detectó que mientras lacombinación de nutrientes reducía el riesgo de cáncer esofágicoen menores de 55, aumentaba también el riesgo en los mayores.

Y eso tenía efectos importantes, dijo Taylor a ReutersHealth.

En la zona rural de Linxian, las tasas de cáncer de esófagoy estómago están entre las más altas del mundo y existedeficiencia nutricional.

Taylor y un grupo de colegas chinos y estadounidensesintentaron determinar si una o más combinaciones de vitaminas yminerales reducirían el riesgo de cáncer en los habitantes deesa región.

El estudio incluyó a 29.584 personas, de entre 40 y 69años, que tomaron los suplementos durante cinco años y a losque se controló durante otros 10 años.

Una combinación, llamada "Factor D", que consistía en 50microgramos de selenio, 30 miligramos de vitamina E y 15miligramos de beta caroteno, redujo la mortalidad general, lamortalidad por cáncer y el riesgo de desarrollar cáncer en lapoblación que la tomó durante cinco años.

Las otras tres combinaciones de nutrientes no modificaronla mortalidad.

A los 10 años, el equipo halló que las personas que habíanusado el Factor D seguían siendo un 5 por ciento menospropensas a morir por cualquier causa que las personas que nohabían tomado la combinación, y un 11 por ciento menospropensas a morir por cáncer de estómago.

Casi todos los efectos se registraron en los participantesde 55 años o menos. Aunque el Factor D redujo el riesgo decáncer esofágico en menores de 55 años, también aumentó en losmayores.

Tras la publicación de los primeros resultados del estudioen Linxian, se realizaron muchos ensayos clínicos sobre laefectividad de los micronutrientes para prevenir el cáncer.

Pero, hasta ahora, los resultados fueron contradictorios;de hecho, algunos de esos estudios sugieren que algunosnutrientes en realidad aumentan el riesgo de cáncer.

Para Taylor, lo importante de los resultados de esteseguimiento a 10 años es que proporciona una "prueba deprincipio" de que indicarles a las personas que tomensuplementos para corregir deficiencias nutricionales puedeprevenir el cáncer.

Pero las megadosis en la población occidental son otrotema, agregó.

El hecho de que los beneficios identificados en el estudioquedaran limitados a los más jóvenes sugiere que "necesitaríanatacar el problema más tempranamente en el proceso para lograrmayor efectividad".

Y dado que el cáncer se caracteriza por su crecimientodescontrolado, Taylor señaló que al administrar los nutrientesdemasiado tarde "estaríamos en realidad alimentando elcáncer".

Según los resultados, parecería que lo más importante seríacontar con un nivel adecuado de nutrientes más tempranamente yque el consumo de altas dosis de ciertas vitaminas más adelanteen la vida no sólo no daría resultado, sino que sería dañino,opinó Taylor.

"En este momento, no parece que sea el camino a seguir.Sería como retroceder en el tiempo, cuando se necesitamoderación", dijo.

FUENTE: Journal of the National Cancer Institute, 1 deabril del 2009.