Público
Público

Comer un 30% menos de carne es bueno para la salud y el planeta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Recortar la producción y el consumo de carne en un 30 por ciento ayudaría a reducir las emisiones de dióxido de carbono y mejoraría la salud en los países más amantes de la carne, dijeron el miércoles un grupo de expertos.

Usando modelos de predicción, investigadores británicos y australianos hallaron que mejorar la eficiencia, incrementar la captura de carbono y reducir la dependencia de los combustibles fósiles en las granjas no sería suficiente para cumplir los objetivos referidos a las emisiones.

Sin embargo, combinar estos pasos con una reducción del 30 por ciento en la producción ganadera en los mayores productores de carne y un recorte similar en la ingesta de este alimento redundaría en "beneficios sustanciales para la salud de la población" y recortaría las emisiones, añadieron.

El estudio halló que en Reino Unido, una ingesta de un 30 por ciento menos de grasas saturadas de origen animal en los adultos reduciría el número de muertes prematuras por enfermedad cardíaca en un 17 por ciento aproximadamente, lo que equivale a 18.000 muertes prematuras evitadas en un año.

En Sao Paulo, Brasil, podría suponer hasta 1.000 muertos prematuras menos en un año, dijeron.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un 18 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero proceden de la producción de carne y los expertos dicen que un aumento de la demanda de este producto, particularmente en países con economías emergentes, podría elevar en la producción ganadera en hasta un 85 por ciento en 2030 desde los niveles de 2000.

Los científicos dicen que es necesaria una acción global para maximizar los beneficios de un recorte en la producción y consumo de carne, y que las ventajas medioambientales "pueden aplicarse sólo en aquellos países que actualmente tienen niveles de producción altos".

El estudio fue publicado en la revista médica The Lancet dentro de una serie sobre cambio climático y salud antes de la cumbre sobre el clima que se celebrará el mes próximo en Copenhague.

En un segundo estudio, científicos británicos hallaron que caminar y montar más en bicicleta, y una reducción de los coches, tendría un impacto mucho mayor en la salud que los vehículos de emisiones más bajas en los países ricos y de ingresos medios.

Andrew Haines, director de la London School of Hygiene and Tropical Medicine y también de las series de investigación, dijo que los delegados en Copenhague tenían que "comprender el potencial impacto sobre la salud de sus planes".