Público
Público

Comida chatarra reina en publicidad sitios internet para niños

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Las publicidades de comidachatarra estarían acaparando muchos de los sitios en internetmás populares para los niños.

Cuando investigadores analizaron 28 de los sitios web quemás visitan los niños, hallaron que la mayoría de los productosalimentarios publicitados reunían los criterios clínicos de"alimentos a evitar".

Publicidades de cereales cargados de azúcar, caramelos,bebidas gaseosas o comida rápida poblaban la mayoría de laspáginas de internet, incluidas las que no se asociaríarápidamente con comida, como Nickelodeon y Cartoon Network,entre otras, indicó la doctora Lori Dorfman.

Dorfman es directora de Berkeley Media Studies Group, enCalifornia, y coautora del estudio.

De los 77 productos publicitados en todos los sitios,apenas cinco eran alimentos que los niños deberían comer,publicó el equipo en American Journal of Public Health.

Cartoon Network se negó a hablar sobre el estudio yNickelodeon no respondió las llamadas. Pero un vocero de PBSKids, cuyo sitio contiene "marcas de comidas rápidasrepresentadas", dijo que la descripción que se hace en elestudio es "engañosa".

PBS Kids no acepta publicidades ni "comercializa productosalimentarios para los niños", dijo Lesli Rotenberg,vicepresidenta senior de medios infantiles de la compañía.

Sin embargo, el sitio posee al final de algunas páginas loslogotipos de varios auspiciantes de PBS, como McDonald's yChick-fil-A. "Los niños nunca verán una imagen de una comidarápida", dijo Rotenberg.

La empresaria añadió que PBS Kids tiene sitios, comoFizzy's Lunch Lab y Don't Buy It, que están diseñados paraenseñarles a los niños cómo comer saludablemente y evitar lainfluencia de los medios.

En cuanto a esto último, hace tiempo que las publicidadestelevisivas están en la mira por promover el consumo de comidachatarra en niños y adolescentes.

Pero internet proporcionó un nueva gran vidriera a losavisadores y las empresas esperan aumentar cada vez más elporcentaje de sus gastos en publicidad online, según elequipo.

"Las consecuencias en la salud pública son graves porque lapublicidad digital, como la que hallamos en los sitiosinfantiles populares, es muy distinta a la televisiva, quealarmó primero", dijo Dorfman a Reuters Health.

"La publicidad digital se entromete, es interactiva eincesante; en lugar de los 30 segundos de televisión quededican los niños a una publicidad, pasan 20 minutoscomprometidos con la marca", indicó la experta.

Para el estudio, el equipo evaluó entre julio y agosto del2007 la calidad nutricional de los alimentos y las bebidaspublicitadas en los 28 sitios online infantiles másutilizados.

De los 77 productos identificados, 49 reunían los criteriosde "alimentos a evitar" del Instituto de Medicina de EstadosUnidos (IOM), un consejo asesor del Gobierno federal.

Otros 23 productos cayeron en una categoría neutral porqueno eran comida chatarra ni productos suficientemente nutritivoscomo para alentar su consumo, entre los que se incluía a loscereales reducidos en azúcar y ciertos "snacks" horneados.

Sólo cinco productos publicitados, como avena, leche yjugos de fruta puros, estaban en la lista de alimentos que elIOM alienta a los niños a consumir.

"El entorno online no es como mirar televisión, algo que lafamilia puede hacer reunida. No es razonable ni adecuado pensarque los padres pueden controlar cada 'clic' que hace un hijo",dijo Dorfman.

En cambio, la autora opinó que "los productores dealimentos y las empresas de medios infantiles deberían adherira mejores estándares nutricionales para la comida que secomercializa para los niños, en especial cuando lo hacen fueradel alcance del oído de los padres".

FUENTE: American Journal of Public Health, noviembre del2009