Público
Público

Comienza hoy el juicio a un hombre que mató a su esposa, hija y sobrina usando artes marciales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Este lunes comienza en la Audiencia de Ciudad Real el juicio con jurado popular contra Ramón Luis S.G, acusado de matar a su esposa embarazada, a la hija de ambos y a una sobrina el 30 de julio de 2006 en Argamasilla de Alba, utilizando las artes marciales que conocía.

La vista, que está previsto que dure cuatro días y en la que se han personado la Junta, el abogado del Estado y la familia de las víctimas, sentará en el banquillo a un hombre que, tras el triple crimen, llamó a la Guardia Civil y para quien la Fiscalía pide penas que suman 47 años y 5 meses de cárcel.

El acusado se encuentra en prisión desde el día de los hechos, situación en la que la Audiencia Provincial acordó mantenerle dos años más el pasado 23 de julio, cuando la defensa pidió que se le pusiera en libertad, al cumplirse el plazo legal de dos años sin que se celebrara la vista y por considerar que nunca eludió la acción de la justicia.

Todas las acusaciones personadas califican los hechos como doble asesinato y un delito de aborto, por los que solicitan las máximas penas previstas en el Código Penal.

El procesado, que tenía el título de entrenador nacional de kárate, estaba casado con la víctima, Ana Isabel O., cuatro años menor que él, desde 1999 y con la que tenía una niña de cinco años en el momento de los hechos, además del bebé que estaba gestando.

El fiscal pide a Ramón Luis le sea retirada la patria potestad sobre su hija para siempre, así como que indemnice a ésta por el fallecimiento de su madre con 149.999 euros y con otros 66.000 por la muerte de quien iba a ser su hermana, así como a los padres de la sobrina con 91.000.

Según el relato de la Fiscalía, el día de los hechos el procesado se encontraba en su domicilio en compañía de su esposa, de la referida hija de cinco años y de la sobrina, de 4, hija de un hermano de la víctima.

A primera hora de la mañana, se dirigió al dormitorio donde se encontraba la sobrina y la golpeó reiteradamente en todas las partes de su cabeza hasta matarla, tras lo cual la arrastró desde la cama al suelo y se sentó sobre ella "aplastándola con la presión de su cuerpo".