Público
Público

Comienza la jornada electoral en Bélgica centrada en las crisis de Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ciudadanos belgas comenzaron hoy a acudir a los colegios electorales para votar en unas elecciones generales anticipadas, centradas en la crisis de Estado que vive el país por las disputas entre las comunidades flamenca y francófona.

El comienzo de la jornada transcurrió sin problemas, más allá de la detección de 50 máquinas de voto automatizado inhabilitadas en todo el país cuando quedaba sólo un cuarto de hora para que empezara la votación, aunque el incidente no ha obligado a cerrar esas oficinas, según explica el blog del Ministerio de Interior.

Más de siete millones de electores están convocados a las urnas para elegir a 150 diputados y 40 senadores de elección directa.

Las 15.391 oficinas electorales abrieron a las 08.00 hora local (06.00 GMT), y cerrarán entre las 13.00 y las 15.00 (11.00 y 13.00 GMT) en función de si cuentan con equipamiento para permitir el voto electrónico (el 40% de ellas) o manual.

En la región de Bruselas y los cantones de habla alemana, todos los electores votan de manera electrónica, mientras que en la región de Flandes lo hace el 49% del electorado y en la francófona Valonia el 20%.

El voto es obligatorio en Bélgica, por lo que el elector que incumple su deber sin justificación es castigado con una multa económica mínima de unos 50 euros.

Eso no impidió que, en 2007, cerca de 700.000 personas no fueran a votar y 360.000 votaran blanco o nulo, lo que en total supera el millón de votantes.

La caída del gobierno de coalición presidido por el democristiano flamenco Yves Leterme, a causa del eterno conflicto lingüístico entre neerlandófonos y francófonos, forzó el adelantamiento de los comicios en un momento económico crítico para el país y a pocas semanas de que Bélgica asuma la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Todas las miradas están puestas en el resultado que obtengan los separatistas de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), que defiende la independencia de Flandes, la próspera mitad norte del país de habla neerlandesa, y que según los sondeos saldría victorioso.

Durante la campaña, la N-VA ha ido cobrando fuerza y los sondeos les dan por ganadores en Flandes, donde tradicionalmente se decide el color del primer ministro al contar con mayor población que la francófona Valonia.

Sin embargo, la subida de los separatistas también podría contribuir a fragmentar el voto en la más populosa Flandes, permitiendo el nombramiento de un primer ministro francófono en más de treinta años, cargo que según los sondeos recaería en el socialista Elio Di Rupo.

Pero, más allá del resultado que arrojen las urnas, las dificultades comenzarán el lunes, cuando las fuerzas inicien los contactos para formar Gobierno, un proceso que llevó nueve meses al primer ministro saliente, el democristiano flamenco (CD&V) Yves Leterme, tras los comicios de junio de 2007.