Público
Público

Comienza el juicio por el asesinato de dos guardias civiles de Capbreton

El Tribunal de lo Criminal de París juzga desde hoy a los siete etarras acusados del asesinato de Raúl Centeno y Fernando Trapero en diciembre de 2007, entre ellos al antiguo jefe militar de la banda terrorista,  Garikoitz Aspiazu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tribunal de lo Criminal de París juzga a partir de hoy, martes, y durante cuatro semanas, a los siete etarras acusados por su implicación en el asesinato en Capbreton en 2007 de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero.

Tres de ellos —Mikel Carrera Sarobe, Ata, Saioa Sánchez Iturregui, Hintza, y Asier Bengoa López de Armentia— son los que fueron identificados por los investigadores como integrantes del comando que perpetró el crimen y podrían ser condenados hasta a cadena perpetua si son declarados culpables de asesinato con premeditación.

'Ata', al igual que Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, tendrá que responder también —entre otros— del cargo de dirigente de una organización terrorista, el primero por haber estado en el momento de los hechos al frente de la logística, y el segundo al frente del aparato militar.

El proceso servirá, en particular, para presentar las pruebas incriminatorias contra Carrera Sarobe, Sánchez Iturregui y Bengoa López de Armentia por haber sido supuestamente los tres que acribillaron, el 1 de diciembre de 2007, a los dos agentes que realizaban su misión antiterrorista en el suroeste de Francia.

Los dos recibieron impactos de bala en la cabeza. El primero murió en el acto y el segundo quedó gravemente herido, también en el coche de servicio, y falleció cuatro días más tarde en el hospital de Bayona sin haber recuperado el conocimiento.

En su huida, los asesinos secuestraron primero a una mujer para robarle el coche. Para Hintza y Bengoa, la accidentada escapada terminó el 5 de diciembre en Chateaunef du Randon, localidad a unos 300 kilómetros del lugar del crimen, gracias a la colaboración ciudadana.

Algunas de las trazas de ese periplo sirvieron para vincular con los hechos en particular a Txeroki, pero también al resto de los inculpados en este sumario: Eider Uruburu Zabaleta, Ibón Goieaskoetxea Arronategi e Iratxe Sorzábal Díaz.

Esta última es la única que no se sentará en el banquillo de los acusados, en el Palacio de Justicia de París, ya que sigue en busca y captura.

Los familiares de los guardias civiles, al igual que el Estado español, se han constituido en acusación particular en este juicio, que podría suponer la cuarta condena en Francia contra Txeroki.