Público
Público

Comienza el juicio contra el ex presidente polaco Jaruzelski por imponer la Ley Marcial en 1981

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La corte de Varsovia inició hoy el proceso contra el ex presidente polaco Wojciech Jaruzelski y otros ocho dirigentes comunistas, todos con edades superiores a los 80 años, acusados de imponer la ley marcial en 1981, una medida que provocó muertos, detenidos y deportados.

Los nueve ex dirigentes comunistas pueden ser condenados, de acuerdo con el Código Penal, a penas de hasta diez años de prisión, algo que parece improbable debido a su avanzada edad.

Los acusados, entre los que se encuentran también Czeslaw Kiszczak, ministro de Interior bajo la ley marcial, y el ex primer secretario del partido comunista Stanislw Kania, alegaron ante la juez sufrir problemas de salud graves.

Por su parte, los fiscales del Instituto de la Memoria Nacional (IPN), encargados de perseguir los crímenes del comunismo y el nazismo, presentaron al tribunal regional de Varsovia las actas de acusación contra las nueve personas por su responsabilidad en la proclamación de la ley marcial contra los opositores al comunismo.

El acta de acusación señala que los encausados "dirigieron una estructura criminal armada con el fin de cometer delitos" e instaron a las autoridades polacas de entonces, en particular a los miembros del Consejo de Estado, a abusar de sus atribuciones decretando la ley marcial sin disponer de la competencia constitucional requerida.

Esto hace que, en la práctica, los acusados comparezcan como si de una banda mafiosa se tratase, algo que han destacado con sorpresa los medios de comunicación polacos.

Jaruzelski, que tiene 84 años, encabezó el Consejo Militar de Salvación Nacional que implantó la ley marcial en la noche del 12 al 13 de diciembre de 1981.

Ésta fue una medida represiva que se extendió hasta el año 1983, y que pretendía poner orden en medio de un clima de protestas anticomunistas, donde el Sindicato Solidaridad del histórico Lech Walesa se hacía cada vez más fuerte.

En su defensa, Jaruzelski mantiene que en 1981 optó por la ley marcial como un recurso desesperado para impedir una invasión soviética.