Público
Público

Comienza la operación para tomar la favela de narcotraficantes en Río de Janeiro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La operación para desalojar a los narcotraficantes escondidos en las favelas del Complexo do Alemao, en Río de Janeiro, comenzó hoy con la entrada de los primeros policías y soldados en esa barriada.

Se escucharon disparos cuando comenzó el movimiento de la tropa, mientras que un helicóptero de la Policía Militar hacía un vuelo rasante sobre la favela.

Unos 2.600 hombres de las policías Militar, Civil y Federal, así como del Ejército, participan en la operación, que tiene el apoyo de helicópteros y de blindados de la Armada que abren camino a las fuerzas del orden.

En los blindados embarcaron hombres del Batallón de Operaciones Especiales (BOPE) de la Policía Militar de Río de Janeiro, que habitualmente son los que se ocupan de enfrentar a los narcotraficantes en las favelas cariocas.

Algunos de ellos llevaban la cara pintada y otros usaban pasamontañas o casco.

Poco antes del comienzo de la operación, un jefe policial había declarado que era inminente la toma del Complexo do Alemao, sitiado por las fuerzas policiales y militares desde el pasado jueves.

'Estamos a la expectativa, en los preparativos finales. Dentro de poco los equipos entrarán. En las próximas horas el Estado va a ocupar el Alemao', dijo el jefe de la Coordinación de Recursos Especiales (Core) de la Policía Civil de Río de Janeiro, Rodrigo Oliveira, al canal de televisión Globo.

El grueso de la tropa que toma parte en la operación se concentra en las calles Itararé y Joaquim Queiroz, en la zona norte de la ciudad, que dan acceso a la Favela da Grota, una de las quince que forman parte del Complexo do Alemao, barriada en la que viven cerca de 400.000 personas.

El complejo de favelas, que es uno de los fortines tradicionales del narcotráfico en Río de Janeiro, está sitiado desde el jueves, día en que decenas de delincuentes expulsados de la vecina favela Vila Cruzeiro, se refugiaron en este sector.

La operación para desalojar a los narcotraficantes del Complexo do Alemao, mantiene en vilo a la ciudad desde hace tres días y está destinada a poner fin a la ola de violencia que los delincuentes iniciaron hace una semana y que ha dejado 35 muertos y un centenar de vehículos incendiados.