Público
Público

Comienza el pleno del Parlamento que elegirá al nuevo primer ministro tailandés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento de Tailandia comenzó hoy una sesión plenaria para elegir al nuevo primer ministro, en plena crisis política y con dos bandos totalmente enfrentados que afirman tener la legitimidad para que su candidato sea designado jefe del Ejecutivo.

Por un lado, el opositor Partido Demócrata nombrará para el cargo a su líder, Abhisit Vejjajiva, a quien votará una mayoría suficiente de los diputados no inhabilitados de la Cámara baja, según sus cálculos.

A su designación se opondrán los legisladores del Puea Thai (Por los Tailandeses), que propondrá como jefe del Ejecutivo a Pracha Promnok, de 66 años, un ex jefe de la Policía Nacional que dejó el cuerpo con el grado de general antes de entrar en política.

Promnok fue ministro en varios gabinetes encabezados por el Thaksin Shinawatra o sus aliados y ha sido implicado en un caso de corrupción asociado al entorno del ex primer ministro, depuesto por un golpe de Estado en 2006.

Veijjajiva, de 44 años y educado en Oxford, representa a la elite política tailandesa encarnada por los demócratas y ha prometido que de poder gobernar, restaurará la confianza de los inversores en la economía y de los ciudadanos en el Gobierno y mejorará la imagen del país en el extranjero.

Uno u otro sucederá en el puesto a Somchai Wongsawat, inhabilitado hace dos semanas por el Tribunal Constitucional, que lo halló culpable de fraude electoral y disolvió el Partido del Poder del Pueblo (PPP).

El Puea Thai es una fuerza de nueva creación a la que se ha unido la mayoría de políticos del PPP, creado a su vez para que a las elecciones de 2007 pudieran concurrir los aliados de Shinawatra.

La sesión extraordinaria del Parlamento se celebra casi dos semanas después de que los manifestantes antigubernamentales pusieran fin a meses de protestas, que culminaron con el cierre de los dos aeropuertos de Bangkok.

Durante cinco meses de movilizaciones, los seguidores de la Alianza del Pueblo para la Democracia también ocuparon la sede del Gobierno para exigir el cese del Gobierno del PPP, al que acusaban de corrupción y de ser un títere de Shinawatra.

El propio ex primer ministro, condenado a dos años de cárcel por abuso de poder y prófugo de la justicia, denunció ayer que el fallo del Constitucional fue un "golpe encubierto" contra el Ejecutivo.