Público
Público

Comienza la transición tras unas elecciones que Bush declara "históricas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Los estadounidenses pueden estar orgullosos de la Historia que se ha escrito" en los comicios del martes, en los que se impuso el demócrata Barack Obama, afirmó hoy el presidente saliente, George W. Bush, al comenzar el periodo de transición.

Bush compareció hoy en la Rosaleda de la Casa Blanca para felicitar al que será su sucesor y el primer presidente negro de EEUU.

El aún inquilino del número 1600 de la Avenida Pensilvania aludió en numerosas ocasiones al carácter histórico de estas elecciones, que han roto barreras raciales que muchos estadounidenses de origen africano temían insuperables.

La elección de Obama, sostuvo, representa "un triunfo de la historia estadounidense, un testamento al trabajo duro, al optimismo y la fe en la promesa perdurable de nuestro país".

"Todos los estadounidenses pueden estar orgullosos de la Historia que se escribió ayer" en los comicios, declaró Bush, quien rindió homenaje en especial a las generaciones de afro-estadounidenses que padecieron los años de discriminación racial y participaron en la lucha por los derechos civiles.

Cuando Obama, que tomará posesión de su cargo el próximo 20 de enero, entre en la Casa Blanca, "millones de ciudadanos estadounidenses se verán desbordados de orgullo en este momento inspirador por el que tanto han esperado", apuntó el presidente saliente.

Será "conmovedor ver al presidente Obama, su esposa, Michelle, y sus preciosas hijas entrar por la puerta de la Casa Blanca", agregó.

Bush, que también rindió homenaje al candidato derrotado, el republicano John McCain, que "seguirá aportando una contribución extraordinaria a nuestro país", prometió hacer cuanto esté en su mano para que la transición hacia el nuevo Gobierno sea lo más fácil posible.

El presidente saliente declaró su "completa cooperación" con el equipo de su sucesor en los 76 días que faltan hasta el 20 de enero y aseguró que le mantendrá "completamente informado" sobre las decisiones que se tomen hasta entonces.

Obama, por su parte, ha dejado claro que quiere ponerse en marcha lo antes posible.

El presidente electo recibirá mañana mismo su primera sesión informativa sobre asuntos de Inteligencia, idéntica a la que se ofrece cada día al presidente saliente.

En una carta a los funcionarios de la institución, el director de la CIA, Mike McConnell, indicó que Obama podrá "ver toda la gama de opciones que desplegamos" en beneficio del país.

En esta primera sesión informativa McConnell presentará los asuntos a abordar y dos funcionarios de la agencia se encargarán de desarrollarlos.

Ente los principales asuntos de los que Obama tendrá que ocuparse apenas asuma el poder se encuentran las guerras en Irak y Afganistán, así como el papel de Pakistán en la lucha contra el movimiento talibán y Al Qaeda, los programas nucleares de Irán y Corea del Norte y el futuro de la prisión de Guantánamo.

El presidente electo pasará toda la semana en Chicago, donde se encuentra la sede de su campaña y donde pergeñará los retoques a su Gabinete.

Su equipo de transición, encabezado por el ex jefe de Gabinete de la Casa Blanca John Podesta, tiene previsto comenzar a anunciar sus nombramientos ya la semana próxima, mucho más rápido de lo habitual en los relevos de Gobierno en EEUU.

El primer nombramiento podría producirse esta misma semana. Se espera que Obama anuncie como su jefe de Gabinete -un puesto clave en la Casa Blanca- a Rahm Emanuel, el jefe del grupo parlamentario demócrata en la Cámara de Representantes y un gran aliado en Chicago.

Obama quiere evitar los errores de su predecesor demócrata Bill Clinton, que tras ganar en 1992 no designó a sus principales colaboradores en el Gobierno hasta cinco días antes de la toma de posesión, sin tiempo para que los titulares pudieran ponerse al día sobre las prioridades de sus carteras.