Público
Público

Comienzan las indemnizaciones por la leche china contaminada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los padres del primer niño chino que murió por la leche de fórmula contaminada han recibido una compensación de 22.000 euros, según los medios estatales, entre la esperanza del Gobierno de que los pagos y el juicio aplaquen la ira popular.

El escándalo de melamina perjudicó la imagen de los productos fabricados en China, después de una serie de casos de fallos de seguridad alimentaria, y provocó retiradas de productos lácteos chinos en todo el mundo.

El hijo de cinco meses de Yi Yongsheng y Jiao Hongfang murió en mayo debido a piedras en el riñón y a las dolorosas complicaciones derivadas de beber la fórmula adulterada con melamina. La suya es una de las cinco muertes de pequeños chinos que se atribuyen a la leche en polvo fabricada por el ahora moribundo Grupo Sanlu.

La pareja, unos granjeros de Gansu, una provincia del noroeste de China, recibieron 200.000 yuanes (unos 22.000 euros) de Sanlu como parte de las indemnizaciones organizadas por el Gobierno, que ha recibido amargas protestas de las familias de los aproximadamente 296.000 chinos que se vieron afectados por la leche contaminada.

Al aceptar el dinero, la pareja ha renunciado a cualquier oportunidad de presentar una demanda por la muerte del niño.

Algunos padres han anunciado que rechazarán la compensación, que consideran demasiado pequeña por el escandaloso fallo por el que Sanlu y otras empresas pudieron utilizar la melamina, una sustancia que sirve para trampear los controles nutricionales.

El abogado de la pareja, Shen Xianlei, "dijo que en las regiones desarrolladas, la cifra ofrecida por las empresas podría no ser aceptable", según la agencia Xinhua.

A finales de diciembre aún había 861 niños en el hospital con problemas de riñón, añadió la noticia.

Sanlu y otras empresas de productos lácteos han ofrecido 200.000 yuanes para las familias de los niños que murieron, 30.000 para los casos de enfermedad grave, y 2.000 yuanes para los menos graves, indicó la agencia.

Los directivos de Sanlu están a la espera de sentencia después de su juicio del año pasado. Han sido acusados de cubrir el escándalo.

Tian Wenhua, el ex director general del Grupo, de 66 años, se declaró culpable de los cargos de "producir y vender productos falsos o por debajo de los estándares".

La empresa es propiedad en parte del grupo neozelandés Fonterra.