Público
Público

Comienzan los trabajos para la demolición de la roca que amenaza las casas de Chiclana en Jaén

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los trabajos para la demolición de una roca de unas 1.000 toneladas que amenaza varias casas en la localidad jiennense de Chiclana de Segura, donde el lunes dos grandes piedras de unos 60.000 kilos cayeron sobre una vivienda y dos cocheras, han comenzado hoy.

Hoy ha empezado la primera de las cuatro fases en las que se ha dividido el trabajo de demolición de esta roca, diez veces mayor que las que cayeron el lunes, y que consiste en una protección, con un vallado especial, de un perímetro prudencial de la zona afectada que permita trabajar a máquinas y operarios que van a llevar a cabo los trabajos.

La segunda fase consistirá en la demolición controlada de la parte de la roca que puede desprenderse, que se ejecutará mediante pequeños taladros en la roca, donde se irán inyectando morteros líquidos que actúan desde el interior de la roca desgajándola como una granada para abrirla en trozos de unos 8.000 kilos.

Después se asegurará la parte trasera de la roca mediante anclajes metálicos, y en un último paso se procederá a reducir la masa de rocas que hayan caído en el proceso de demolición y trasladarlas al vertedero.

Lo primero que se está haciendo es hacer un vallado perimetral de la zona, según han anunciado hoy en Jaén, tras una reunión, el subdelegado del Gobierno en Jaén, Fernando Calahorro, la delegada del Gobierno andaluz en la provincia, Teresa Vega, el vicepresidente primero de la Diputación de Jaén, Moisés Muñoz y el alcalde de Chiclana, Santiago Rodríguez.

Los trabajos, que durarán unos dos meses y tendrán un coste de más de 600.000 euros financiados por las tres administraciones estatal, autonómica y provincia, se realizan ya que tras el primer derrumbe la roca caliza presenta varias fisuras que podrían dar lugar a la caída de una piedra aún mayor.

También desde hoy pueden los vecinos afectados comunicar los desperfectos que han sufrido en sus pertenencias para que puedan recibir ayudas a través de un decreto de urgencia del Gobierno central, según anunció ayer el Subdelegado del Gobierno en Jaén, Fernando Calahorro.

El alcalde de Chiclana de Segura, Santiago Rodríguez, explicaba el lunes a Efe que las dos rocas cayeron sobre dos cocheras y una vivienda de tres plantas, en la que no había nadie porque su propietaria vive en Madrid, además de afectar a otras cuatro casas cuyos habitantes han sido realojados con familiares.

Esta es la primera vez que ocurre un hecho de estas características en la localidad, construida a las faldas de esta gran roca, aunque se hayan producido desprendimientos de pequeñas piedras sin importancia y en 1809 un desprendimiento ocasionara la muerte de 10 personas, según recordó el alcalde.