Público
Público

Un comisario de la CE apoya a Merkel sobre los impuestos a la energía nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comisario de Energía de la UE, Günther Oettinger, irrumpió hoy en el debate nuclear en Alemania al apoyar las tesis de la canciller Angela Merkel de que los consorcios energéticos deben pagar grandes cantidades como contrapartida a la prevista ampliación de la vida de las centrales nucleares.

En declaraciones al diario "Süddeutsche Zeitung", Oettinger responde a los cerca de 40 líderes empresariales que ayer se unieron para exigir que el Gobierno alemán olvide su plan de crear un "impuesto para el combustible nuclear o incrementar el impuesto ecológico".

El comisario de Energía, antiguo barón de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel al frente del estado de Baden-Wuttemberg (sur), incluso estima un porcentaje de las ganancias que los grandes consorcios energéticos deberían pagar al estado por la ampliación de la vida de las centrales atómicas: "Un 50 por ciento como mínimo sería proporcionado".

Oettinge advierte al Gobierno de Merkel, sin embargo, que a pesar de la estudiada supervivencia de las centrales no debe descuidar el resto de sus proyectos de energía, entre ellos la solar.

El Gobierno federal alemán prepara su nuevo concepto energético, que deberá presentar a finales de septiembre y actualmente la propia Merkel hace una gira por el país para conocer las fuentes de energía en Alemania.

La canciller persiste en su plan de implantar un impuesto atómico para compensar las ganancias derivadas de una ampliación de la vida de las centrales nucleares, en contra del parecer de la industria del sector, que lo considera un lastre económico.

De acuerdo con los cálculos del Gobierno, el impuesto sobre el combustible nuclear aportaría cada año 2,3 millones de euros (2,8 millones de dólares), independientemente de la ampliación de la vida de las centrales.

En una ofensiva sin parangón, 40 líderes de las principales empresas e industrias alemanas se han unido para protestar, mediante una campaña mediática presentada ayer en el diario "Handelsblatt" y reproducida hoy por gran parte de la prensa germana, contra la política energética, industrial y económica del Ejecutivo de Merkel.

"Una política que apuesta por sanear los presupuestos estatales con nuevos impuestos energéticos bloquea las necesarias inversiones en el futuro", destaca el texto de los anuncios a toda página que se publican hoy en varios diarios de difusión nacional.

Entre los firmantes se encuentran los más destacados líderes de la economía alemana, desde el presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann, al del consorcio Bayer, Werner Wenning, pasando por el líder de Thyssen-Krupp, Ekkehard Schulz, y hasta el jefe de la Federación Alemana de Fútbol, Oliver Bierhof.

"El que los cuatro consorcios energéticos -E.on, RWE, Vattenfall y EnBW- hayan conseguido organizar una alianza tan amplia refleja la gran decepción de la economía tras el primer año de la coalición" cristianodemócrata-liberal que lidera Merkel, escribía el rotativo económico "Handelsblatt".

Los consorcios arremeten contra las energías renovables y aseguran que éstas, "en especial la energía solar, provocan a largo plazo costes suplementarios apreciablemente más elevados que sólo este año serán de 8.000 millones".

Entre los firmantes se encuentran también destacados políticos como el presidente del Consejo Económico Cristianodemócrata y correligionario de Merkel, Kurt Lauk, o el ex ministro de Economía socialdemócrata Wolfgang Clement.

Los firmantes temen que el Gobierno federal tome en las próximas semanas decisiones "erróneas" en política energética, cuando el equipo de Merkel decida qué papel jugarán en el futuro recursos energéticos como el carbón, el gas, el viento y el sol, pero sobre todo, las plantas nucleares.