Publicado: 07.05.2014 16:06 |Actualizado: 07.05.2014 16:06

El comisario de Extranjería reconoce que uno de los empresarios chinos de Gao Ping era colaborador policial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía tenía “interés oficial” en mantener una relación de colaboración con uno de los empresarios chinos imputados en la operación Emperador desarrollada a finales de 2012. Y el encargado de mantener esta relación era el comisario Ángel Luis Olmedo, el jefe de la Brigada de Extranjería y Fronteras de Madrid. Así lo ha reconocido este comisario al juez instructor de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ante quien ha desmentido haber recibido favor o regalo alguno de la organización de Gao Ping.

Olmedo ha insistido que Yongping Wu Liu (conocido como Miguel el calvo) era colaborador policial, pero nunca fue confidente porque sus negocios eran lícitos. Y, gracias a la colaboración suya y de otras personas, su Brigada consiguió la detención de 357 chinos, ha desarticulado 19 redes de bandas organizadas y ha liberado a 47 mujeres víctimas de trata, según ha declarado hoy en la Audiencia Nacional.

Tanto él como el comisario del aeropuerto de Barajas, Carlos Salamanca, y el inspector Federico Sánchez han negado favor alguno a alguien relacionado con el grupo de empresas de Gao Ping, investigada por supuesto blanqueo de capitales. También han desmentido haber recibido regalos como botellas de vino, jamones o entradas para ver partidos de fútbol. Todos ellos han insistido que siempre cumplieron con la legalidad. El comisario Salamanca ha admitido al juez su relación de amistad con Miguel el calvo, construida entre otras cosas porque sus hijos comparten colegio. Lo conoció en una comida y nunca ha mediado para resolver problemas de entrada a España de ciudadanos chinos. En concreto, según la Fiscalía, el 14 de abril Yongping recurrió a Salamanca, quien impidió la repatriación de una mujer china, entre otras dos gestiones. Salamanca sostiene que esta mujer vivía en España desde 1997 y está casada con un español. Al parecer, y, por un problema de enfermedad mental, permaneció fuera de España durante más de un año.

Por otro lado, Federico Sánchez, inspector de policía retirado, ha declarado al juez que no ejerce de policía desde el año 2007 y que trabaja en una empresa como jefe de seguridad. Anticorrupción lo señala como “consejero” personal de Gao Ping, pero fuentes jurídicas conocedoras de la causa desmienten que haya una relación comercial entre ellos, más allá de encargarle un estudio sobre la implantación en las compañías del empresario chino de un sistema de seguros como el que tienen los sindicatos policiales españoles.

El abogado de Gao Ping, Jaime Sanz de Bremond, ha denunciado el “escándalo” y el "daño grave en su reputación" que se está  causando a los mandos policiales imputados y se ha mostrado "absolutamente convencido" de que se retiraran las acusaciones contra ellos. Además, ha denunciado las "connotaciones racistas" que, a su juicio, existen en esta causa, al asemejar problemas fiscales con una trama criminal china.

En la operación Emperador, desarrollada en 2012, se detuvieron a 83 personas, entre ellas un conocido actor de cine porno.