Público
Público

El Comisario de la Unión Africana dice que su organización quiere ser parte de la solución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Comisario encargado de la paz y de la seguridad de la Unión africana (UA), Ramtan Lamamara, declaró hoy, tras una reunión con el presidente del Alto Consejo de Estado de Mauritania, general Mohamed Uld Abdelaziz, que su organización continental aspira a ser una parte de la solución.

En declaraciones a la prensa tras la reunión, Lamamara dijo que "ya hemos expresado nuestra posición, que es la condena del golpe de Estado" que el pasado día 6 derrocó al presidente mauritano, Sidi Mohamed Uld Cheij Abdalahi, quien fue reemplazado por un Consejo de Estado, encabezado por el general Abdelaziz, quien a la sazón era comandante de la Guardia Presidencial.

"Soy portador de un mensaje del presidente de la Comisaría Africana", Jean Ping, precisó Lamamara, que explicó que "el marco político y jurídico de este mensaje es muy conocido en el sentido de que se deriva de los textos de la Unión africana", que "no son modificables" y que "se aplicaran naturalmente a todos los casos donde se cambia un régimen existente de manera no constitucional".

Asimismo, Lamamara subrayó que son los propios mauritanos los que tienen la mayor responsabilidad para solucionar la crisis actual.

Anoche el enviado especial del secretario general de la ONU para África Occidental, Said Dyinnitt, reclamó la vuelta al orden constitucional tras una reunión con el general Abdelaziz.

Abdelaziz también recibió ayer, sábado, a los embajadores de España, Francia, Alemania y Estados Unidos, en el marco de una serie de entrevistas con diplomáticos occidentales y árabes.

Tras perpetrar el golpe de Estado, los generales anunciaron la creación de un Alto Consejo de Estado y prometieron la celebración de elecciones presidenciales "lo antes posible".

La tensión entre los militares y Abdalahi, quien se encuentra retenido desde el mismo día 6, se precipitó tras el anuncio de la Presidencia de la República de la destitución de los hasta entonces jefes del Estado Mayor del Ejército, de la Guardia Presidencial, de la Gendarmería Nacional y de la Guardia Nacional.