Público
Público

La comisión de DDHH acusa al clan Ampatuan de haber asesinado a otras 200 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El clan familiar que cometió la matanza de 57 personas en el sur de Filipinas hace dos semanas, ha asesinado a al menos otras 200 durante en los cerca de nueve años que ha regido la provincia de Maguindanao, denunció hoy la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

La presidenta de la Comisión, Leila de Lima, indicó en rueda de prensa, que buscan "como mínimo unas 200" víctimas de las cuadrillas de sicarios del clan Ampatuan y cuyos cadáveres están sepultados en fosas de Maguindanao, en el sur del país.

La familia Ampatuan, hasta ahora aliada política del Gobierno de la presidenta Macapagal Arroyo, controlaba la provincia por medio de los cargos que sus miembros ocupaban y con la ayuda de las armas.

A seis meses de las elecciones, la matanza ha levantado fuertes críticas contra la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, sobre quien dicen que tolera que el país continúe estrangulado por los clanes o dinastías políticas, a las que pertenecen 160 de los 265 legisladores del Congreso

Según la organización filipina Karapatan (Derecho), comprometida con la defensa de los derechos humanos, cerca de un millar de personas han sido víctimas de ejecuciones extrajudiciales desde que Macapagal Arroyo asumió el poder en el 2001.

El Gobierno de Filipinas reconoció este martes que en el país hay hasta 132 grupos paramilitares reconocidos, la mayoría a sueldo de políticos o ricos terratenientes que imponen por las armas el dominio de sus feudos.

Un total de 161 individuos relacionados con el clan Ampatuan, participaron en la matanza de 57 personas perpetrada el pasado 23 de noviembre a raíz de la rivalidad política que mantenía con otra influyente familia de la región, indicó hoy la Policía.

El superintendente de la Policía a cargo de la investigación, Raul Castañeda, señaló en conferencia de prensa que ha presentado ante la Fiscalía General acusaciones de "asesinato múltiple" contra los sospechosos, entre los que figuran oficiales del cuerpo policial.

Por su parte, el jefe de la Policía Nacional, Jesus Verzosa, apuntó que no todos los acusados han sido detenidos y que para capturarlos se ofrecerán recompensas en metálico, cuya cuantía está todavía por fijar.

Las fuerzas de seguridad han detenido hasta el momento a cerca de 80 personas implicadas en la matanza perpetrada en Maguindanao, incluidos al patriarca del clan Ampatuan y a cuatro de sus hijos.

Castañeda explicó que los testigos han confirmado que Andal Ampatuan, hijo del patriarca y alcalde de la localidad de Datu Unsay, dirigió la matanza y disparó con su arma contra varias de las víctimas.

La carnicería hizo que el Ejecutivo declarara la ley marcial en la provincia y se incautara de los arsenales de armas ocultos por la familia Ampatuan.

Cerca de un centenar de hombres armados capitaneados por Andal Ampatuan, secuestró a unos 60 civiles cuando se dirigían a formalizar la candidatura a gobernador de Maguindanao de Ismail Mangudadatu, enemigo acérrimo del clan.

Los militares que salieron en su persecución descubrieron fosas comunes con 57 cadáveres, incluidos de personas decapitadas o mutiladas, mujeres con señales de haber sido violadas antes de ser asesinadas, y 30 periodistas de medios locales.