Publicado: 04.08.2014 10:07 |Actualizado: 04.08.2014 10:07

La Comisión Europea autoriza el rescate al Banco Espírito Santo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea (CE) autorizó hoy el plan de liquidación del Banco Espírito Santo (BES) al considerar que las medidas para crear un banco puente con los activos sanos de la entidad y disolver el resto son adecuadas para evitar posibles efectos adversos en el sistema bancario.

"La adopción de estas medidas de liquidación es adecuada para restaurar la confianza en la estabilidad financiera y para garantizar la continuidad de los servicios y evitar unos potenciales efectos sistémicos adversos", señaló la CE en un comunicado.

Este plan prevé la división del BES en dos partes mediante la creación de un banco puente que reunirá los activos sanos, mientras que los tóxicos permanecerán en el "banco malo", permitiendo así su liquidación ordenada.

El objetivo es proveer al banco puente de los recursos necesarios para maximizar el valor de sus activos (todos los depósitos, deuda sénior y la mayoría de activos) en el proceso de venta de los activos sanos, al tiempo que se limita las distorsiones a la competencia que genera la ayuda de Estado.

El banco puente recibirá 4.900 millones

Para la creación e inmediata capitalización del banco puente, el fondo portugués de resolución aportará 4.900 millones de euros al banco puente y, para ello, recibirá un préstamo de 4.000 millones de euros del Estado luso.La inyección de capital será recuperada principalmente mediante los ingresos de la venta de los activos, indicó la CE, que también subrayó que todos los accionistas y acreedores subordinados permanecerán en el BES, que será disuelta de manera ordenada.

Los derechos y responsabilidades de partes relacionadas, es decir accionistas importantes o consejeros también se quedarán en el banco malo, es decir el BES, de manera que se garantiza la "plena contribución de los accionistas y de los tenedores de deuda sénior", recalcó el Ejecutivo comunitario.

El BES es el tercer mayor grupo bancario de Portugal con unos activos de 80.200 millones de euros, 36.700 millones en depósitos y 5.800 millones en recursos de otras instituciones crediticias, a fecha de 30 de junio.

Está presente en cuatro continentes y 25 países y emplea a casi 10.000 personas. Por activos netos, el Banco Espíritu Santo es la segunda mayor entidad de banca privada de Portugal.