Público
Público

La Comisión Europea coopera con Grecia para lograr recaudar más impuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El enviado de la Comisión Europea en el grupo de trabajo para Grecia, Horst Reichenbach, declaró hoy en Atenas que coopera con el Gobierno griego para lograr una mayor recaudación impositiva, informatizar más la administración pública y reformar la sanidad pública helena.

"Estamos aquí para ayudar, no para controlar", dijo Reichenbach en rueda de prensa, tras tres días de trabajo y reuniones con la cúpula política griega en su primera visita desde la creación del grupo en julio, que tendrá oficina en Bruselas y Atenas.

"La prioridad es que Grecia haga un mayor uso de la enorme suma de fondos estructurales europeos que están potencialmente disponibles", acentuó Reichenbach.

El enviado comunitario declaró que su misión tiene como objetivo que esos fondos sean utilizados para el desarrollo del turismo, del sector energético y la formación de funcionarios, entre otros.

"Hay dinero y el problema es usarlo para estimular el crecimiento y el empleo", afirmó el enviado, cuando Grecia no puede prescindir de ayuda externa ya que sólo tiene liquidez para pagar los sueldos y pensiones hasta octubre.

Destacó que la falta de liquidez de la banca griega "lleva a que las empresas no tengan créditos y eso frena el crecimiento".

Reichenbach afirmó no tener "soluciones mágicas" y brindó su apoyo a "las reformas que el Gobierno heleno está impulsando para hacer la economía griega más atractiva".

El grupo de trabajo elaborará un informe sobre el estado de la economía griega, que no esta relacionado con el rescate financiero a cargo de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Yorgos Glinos, consejero económico del primer ministro griego y el contacto del grupo en Grecia, declaró por su parte que "todo lo que está estudiando la misión en Atenas se ha venido discutiendo por años en Grecia y es hora de ponernos a trabajar".

Grecia espera el envío del sexto tramo de ayuda de la eurozona y del FMI de 8.000 millones de euros para hacer los pagos más urgentes, así como un segundo rescate de 160.000 millones de euros en octubre para poder reducir el enorme déficit fiscal y atender la enorme deuda soberana.