Público
Público

La Comisión Europea gira hacia la derecha

Barroso presenta a su nuevo equipo, en el que nada más hay seis socialistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, logró ayer satisfacer a los grandes países de la Unión Europea, incluida España, a los grupos parlamentarios y hasta a los grupos feministas. El color político del nuevo equipo se ha inclinado hacia la derecha, reflejando la mayoría de gobiernos conservadores en Europa. En la nueva Comisión hay solo seis representantes socialistas frente a 21 conservadores y liberales.

El nuevo reparto de carteras de la Comisión Europea, presentado ayer por Barroso, reserva para España un papel protagonista. Joaquín Almunia, hasta ahora comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, se afianza como una de las piezas claves al lograr la cartera de Competencia, como adelantó Público el pasado martes. Almunia se hizo además con una de las siete vicepresidencias de la institución, con atribuciones por determinar.

Hay 18 hombres y sólo nueve mujeres, una comisaria más que hasta ahora

La cuadratura del círculo dibujada por Barroso le permite afrontar, con garantía de éxito, el necesario escrutinio parlamentario al que se someterán sus 26 comisarios 17 hombres, además del propio Barroso, y 9 mujeres en enero.

El acomodo del comisario francés, Michel Barnier, en la cartera de Mercado Interior puso en peligro la conformación de la Comisión hasta unas horas antes de su anuncio. Las presiones de Nicolas Sarkozy para que su enviado a Bruselas contara entre sus competencias con la administración de los servicios financieros, un área ahora crucial por la crisis financiera, lograron su efecto pese a las reticencias del Reino Unido, que teme que Barnier acometa las reformas en materia de supervisión bancaria pendientes de manera que perjudique los intereses de la City de Londres, la mayor plaza financiera del continente.

Sarkozy logra colocar a Barnier en una cartera para reformar la banca

El alemán Günther Oettinger, hasta ahora primer ministro de Baden-Württemberg, dirigirá Energía a petición propia, una cartera que, según Barroso, 'pidieron 6 o 7 países' a pesar de tener competencias limitadas.

Las hipótesis que explican por qué Angela Merkel envía a Bruselas a un candidato discreto para unas responsabilidades acordes con su personalidad apuntan hacia una potente candidatura de Axel Weber, actual presidente del Bundesbank, a suceder a Jean-Claude Trichet, jefe del Banco Central Europeo.

Alemania acepta un puesto menor para optar a la presidencia del BCE

La única comisaria nombrada antes del anuncio de ayer es Catherine Ashton, jefa de la diplomacia en sustitución de Javier Solana. Un polaco, Janusz Lewandowski, y un austríaco, Johannes Hahn, ocuparán Presupuestos y Política Regional, carteras de máxima importancia en relación con los fondos estructurales y de cohesión para los próximos años, en los que España dejará de ser un país receptor neto por la ampliación al este. La creación de Acción Climática, que dirigirá la danesa Connie Hedegaard, es otro cambio significativo.

Ningún comisario repite cartera. Según Barroso, 'pueden caer en el aburrimiento'. Las prioridades serán la salida de la crisis económica el cambio del modelo de crecimiento para reducir los efectos del cambio climático.