Público
Público

Compensar a los pensionistas por el desvío del IPC supondrá un gasto de 624 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tasa de inflación registrada en noviembre, del 2,4 por ciento, obligará al Gobierno a destinar 624 millones de euros para compensar a los pensionistas por su pérdida de poder adquisitivo, dado que el dato del IPC de este mes es el que se utiliza para actualizar las pensiones.

No obstante, habrá que esperar al próximo 12 de diciembre para saber si la tasa de inflación general española coincide con el dato del Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) avanzado hoy por el INE, tasas que no suelen variar más de una décima.

Así, según el INE, la tasa interanual de inflación se redujo en noviembre 1,2 puntos hasta el 2,4 por ciento, el nivel más bajo desde agosto de 2007, debido principalmente al fuerte descenso de precio del crudo y, en menor medida, de los alimentos.

A pesar de este descenso, la tasa del 2,4 por ciento supera en cuatro décimas al objetivo del dos por ciento que el Banco Central Europeo (BCE) fija para todos los países de la zona euro.

Por cada décima de desviación, el Ministerio de Trabajo e Inmigración deberá abonar cerca de 78 millones de euros, con lo que la cantidad ascendería a 312 millones de euros.

Además, Trabajo tendrá que destinar una cantidad similar para consolidar la citada subida en 2009, con lo que la cifra total se situaría cerca de 624 millones de euros.

Así, la mitad de esa cantidad se destinará a la paga que los pensionistas percibirán en enero para compensar la subida de los precios de consumo respecto al objetivo del dos por ciento, y el resto a consolidar la subida a lo largo del año.