Público
Público

Competencia investiga los abusos de la SGAE en bodas

La Comisión abre un expediente sancionador a la entidad de gestión de derechos por la aplicación de tarifas excesivas en banquetes y celebraciones privadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Atención, novios, novias y todo aquel que haya pensando en decir el sí quiero en fechas próximas. El polémico cobro de tarifas que practica la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en los banquetes de bodas esas celebraciones bizarras donde Paquito el chocolatero cohabita con el último éxito de El Barrio vuelve a estar en el punto de mira. El presidente de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), Luis Berenguer, anunció ayer la apertura de un expediente sancionador a la sociedad de gestión de derechos de autor por la aplicación de "precios abusivos en los bailes de las bodas".

El expediente (cuya apertura no prejuzga la culpabilidad de la SGAE, pero sí deja constancia de la existencia de indicios) se deriva de la denuncia presentada el pasado 25 de enero ante la CNC por tres restaurantes asturianos contra la entidad de gestión por un supuesto abuso de posición de dominio en la aplicación de sus tarifas para bailes de boda, bautizos y comuniones.

La actuación parte de la denuncia de tres restaurantes asturianos

La representante legal de los restaurantes La Campana y el Complejo Hostelero San Cucao, Miriam Campelo, explicó ayer a Público que se trata no tanto de "tarifas abusivas sino de las condiciones abusivas que acompañan a esas tarifas". Campelo explicó que la SGAE exige a los restaurantes un calendario de eventos y plazos en caso de cambios. Si las empresas no los cumplen, se aplican sanciones de manera automática. "La entidad asume de esta manera una potestad sancionadora que no le pertenece, porque la SGAE no es una administración pública, sino una empresa", apuntó Campelo.

Por su parte, un portavoz de la SGAE ha explicado que "lo que se discute no es si la tarifa es abusiva, porque se ha alcanzado en una negociación sectorial, sino su aplicación". La entidad estipula 119 euros para celebraciones de hasta 75 comensales, a partir de cuya cantidad se suman alrededor de 40 céntimos por persona. En los últimos años, la recaudación derivada de esta práctica ha ido descendiendo, según estima la SGAE en su informe de 2009, debido al cese de actividad de muchos locales.

El portavoz de la entidad dijo que desde la SGAE se confía en que "el expediente sea finalmente archivado, como ya ha ocurrido antes". Ahora se abre un periodo de investigación de carácter confidencial que durará 18 meses.

«La SGAE asume una potestad sancionadora que no le pertenece»

Infracción muy grave

La práctica investigada por la CNC (el abuso de posición de dominio) está considerada una infracción "muy grave", según la Ley de Defensa de la Competencia, cuando el infractor "tenga una cuota de mercado próxima al monopolio o disfrute de derechos especiales o exclusivos". En estos casos, la sanción máxima a aplicar es del 10% de la facturación de la entidad multada, aunque la CNC nunca ha aplicado este supuesto. Ahora bien, fuentes de Competencia confirmaron que rara vez no se produce algún tipo de sanción una vez se ha iniciado un expediente sancionador.

Hace apenas una semana, Competencia había abierto otro expediente similar (también a razón de "las tarifas abusivas") a otras dos sociedades de gestión de derechos: la Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (AGEDI) y Artistas, Intérpretes y Ejecutantes, Sociedad de Gestión de España (AIE). En esta ocasión, el expediente partió de una denuncia de Antena 3.

La entidad estipula 119 euros para celebraciones de hasta 75 invitados

No es la primera vez que las prácticas de la SGAE en celebraciones privadas como estas genera polémica. Hace tres años, la entidad fue multada por la Agencia Española de Protección de Datos por grabar sin permiso una boda en Sevilla y aportar el vídeo a un juicio. La SGAE había contratado a un detective, que se coló en el banquete en el restaurante La Doma de Sevilla, y grabó a los invitados bailando canciones protegidas.

En el punto de mira

Este y otros frentes no han cesado de multiplicarse para la SGAE, que ha visto cómo en los últimos años ayuntamientos, hosteleros e incluso colegios se han levantado para denunciar prácticas que consideran abusivas por parte de la entidad. En febrero pasado, los alumnos de ESO y bachillerato del instituto de Zalaeta, en A Coruña, protestaban ante el intento de la SGAE de cobrarles un mínimo de 95 euros por una representación escolar de Bodas de sangre. La entidad desistió por petición del sobrino de Lorca.

Se abre un periodo de investigación confidencial que durará 18 meses

También la Comisión Nacional de Competencia ha tenido en el punto de mira a la gestora. A principios de año, el organismo presentó un informe demoledor contra las entidades de gestión y sus prácticas monopolísticas. En aquella ocasión, Competencia consideró necesario cambiar a fondo la Ley de Propiedad Intelectual por el "abuso reiterado" de poder por parte de la SGAE.

Luis Berenguer volvió ayer a llamar la atención sobre aquel informe. En su comparecencia anual en el Congreso (la última antes de que acabe su mandato el próximo septiembre), se quejó ante los diputados de la "actitud bipolar" que, a su juicio, suscitan los temas de Competencia. Y puso como ejemplo que en la Comisión creada en el Parlamento para estudiar la reforma de los derechos de propiedad intelectual no se convocara al organismo, a pesar, o precisamente por, su actitud crítica.