Público
Público

El comprador de las cabezas chinas subastadas no las pagará

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un coleccionista chino de arte se identificó el lunes como el ganador de la puja celebrada la semana pasad en París de dos bustos de bronce saqueados de Pekín en el siglo XIX, pero dijo que, como patriota, no tiene intención de pagar.

Christie's, que desató la ira de China al celebrar la subasta, no ha dicho qué medidas tomará contra el comprador; solo que los bustos de una rata y un conejo no se entregarán hasta que no sean pagados.

Cai Mingchao, coleccionista y asesor de una fundación privada en China que trata de recuperar tesoros saqueados, dijo que fue el autor de la puja que tuvo éxito, de 15 millones de euros para cada uno de los bronces de la subasta de la colección de arte del fallecido diseñador Yves Saint Laurent.

Pero agregó que no deberían haber sido puestas a la venta, ya que fueron robadas del Palacio de Verano de Pekín cuando fue asaltado en 1860 por tropas francobritánicas.

"Creo que cualquier chino se habría plantado en ese momento. Es simplemente que la oportunidad me llegó a mí. Yo estaba simplemente asumiendo mis responsabilidades", agregó Cai, que en 2006 pagó más de 100 millones de dólares de Hong Kong (unos 10 millones de euros) por una estatua dorada de Buda en una subasta en Hong Kong.

"Somos conscientes de las noticias de hoy", dijo por correo electrónico un portavoz de la casa de subastas en Londres. "Como regla general no comentamos en la identidad de nuestros distribuidores o compradores, ni comentamos ni hacemos especulaciones sobre los próximos pasos que podríamos dar en esta situación".

Pierre Bergé, pareja de Saint Laurent, que airó a Pekín al declarar antes de la subasta que devolvería los bronces si China permitía volver al líder espiritual tibetano exiliado Dalai Lama, quitó importancia a la polémica.

"No podían recuperarlos. Así que imagino que presionaron a un comprador", declaró en la emisora France Info, y agregó que si el comprador no paga, no recibirá los bustos.

"Me los quedaré", afirmó. "Seguiremos viviendo juntos en mi casa".

Un portavoz de la Administración Estatal china del Patrimonio Cultural dijo que no conocían la rueda de prensa de Cai y que la fundación a la que asesora no está relacionada con el Gobierno.

La semana pasada, una portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores dejó claro su malestar.

"Todo el mundo sabe que estos objetos fueron saqueados por fuerzas conjuntas francobritánicas en la Segunda Guerra del Opio y son artefactos preciosos que han estado en el exterior durante muchos años", manifestó la portavoz Jiang Yu.

Hay otros cinco bustos saqueados de los que no se conoce su paradero, si fueron destruidos o se encuentran en colecciones privadas.