Público
Público

El comprador del nicho que está encima del de Marylin Monroe no puede pagarlo

La propietaria da un poco de plazo de 24 horas a otros 11 interesados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La venta del nicho situado justo encima del de Marylin Monroe ha pinchado en hueso, al menos de momento. Pocas horas después de llevarse a cabo una subasta por internet, el ganador de la misma, que llegó a ofrecer 4,6 millones de dólares (3,2 millones de euros), se ha echado para atrás al no disponer de dinero suficiente.

Según cuentan Los Angeles Times y The San Francisco Chronicle, Elsie Poncher, la mujer que puso en venta el nicho en el que hasta hace poco estaba enterrado su marido para poder hacer frente a los pagos de la hipoteca de su finca de 7 kilómetros cuadrados, recibió un correo electrónico del ganador de la subasta, un ciudadano japonés. 'Lo siento mucho, realmente, pero lo tengo que cancelar', le decía en el e-mail.

Elsie Poncher ha dado un plazo de 24 horas a otros once interesados para pujar por el nicho.

La puja estuvo abierta durante 10 días con un precio de salida de 500.000 dólares y contó con más de 70 participantes, que apuraron las últimas horas para presentar sus ofertas.

El nicho en cuestión está situado en el popular Corridor of Memories Mausoleum del cementerio Pierce Brothers Westwood Village Memorial Park de Los Ángeles, en el que también se encuentran los cuerpos de las actrices Natalie Wood y Farrah Fawcett, del actor Dean Martin o del escritor y periodista Truman Capote.

Allí también tiene preparado su descanso eterno, cuando llegue el momento, el fundador de la revista Playboy, Hugh Hefner.

'No puedo ser más honesta', aseguró la vendedora, quien pondrá a su marido en la tumba que estaba destinada para ella y pedirá ser incinerada a su muerte.

El difunto, cuya lápida reza: 'Al hombre que nos lo dio todo y más', contribuirá así, tiempo después de muerto, a descargar de deudas los últimos años de su mujer.

Poncher, que falleció a los 81 años hace más de dos décadas, le había comprado el nicho al ex marido de Marilyn Monroe, el famoso jugador de béisbol Joe DiMaggio, cuando las dos estrellas se divorciaron en 1954, ocho años antes del suicidio de la actriz.

Según el testimonio de Elsie, su marido era un hombre de negocios con muchos contactos, que se codeó con la mafia de Chicago y llegó a fabricar dos vehículos a prueba de balas para el gángster Al Capone.

Poncher hizo fortuna en el sector de la electrónica y llegó a poseer hasta 12 Rolls-Royces. Según ha contado su mujer, Richard Poncher pidió ser enterrado boca abajo para quedar encima de Monroe. 'Si no lo haces te atormentaré toda mi vida', le dijo Poncher a su mujer.

La tumba de Monroe es la más popular del cementerio y recibe constantemente la visita de curiosos y admiradores, que depositan flores y dejan marcas de pintalabios en su lápida.

Actualmente, queda un espacio libre en este camposanto de famosos, situado dos lugares más arriba y a la izquierda del de la diva de Hollywood, y se vende por 250.000 dólares.

Hugh Hefner adquirió en 1992 la cripta adyacente a la de Monroe por 75.000 dólares, como una inversión de futuro.

'Estar toda la eternidad al lado de Marilyn es demasiado dulce como para dejarlo pasar', aseguró Hefner en su día.