Público
Público

Comprar vivienda ya no desgravará en el IRPF

El ejercicio de 2013 arranca con más cargas fiscales y nuevos impuestos energéticos que acabarán pagando los consumidores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El año 2013 se inaugura con importantes subidas de impuestos que afectan a prácticamente la totalidad de los principales tributos, siendo la eliminación de la deducción por vivienda en el IRPF uno de los principales cambios en la fiscalidad que entran en vigor coincidiendo con el comienzo del año.

La supresión de esta deducción, después de que el Gobierno la recuperara el 30 de diciembre del año pasado (para dar marcha atrás a la eliminación parcial con el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero), viene prácticamente impuesta por la UE. Actualmente se benefician de esta desgravación aproximadamente 5,5 millones de contribuyentes y es una de las principales partidas de los beneficios fiscales del IRPF. Se suprime para las compras de viviendas que se realicen a partir del 1 de enero de 2013, pero no se aplicará la eliminación con carácter retroactivo, por lo que los ciudadanos que ya se benefician de la misma podrán seguir aplicándosela. Con esta medida, el Gobierno prevé recaudar 90 millones de euros.

Además, el Gobierno ha establecido un tipo del 20% en el IRPF para los premios superiores a 2.500 euros de las loterías del Estado, comunidades autónomas, Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), Cruz Roja Española y entidades análogas europeas. De esta forma, el premio se integra en la declaración de la renta, pero sin incluirse en la base imponible del IRPF, por lo que no afecta al establecer los mínimos para acceder a cualquier ayuda pública (becas o prestaciones sociales). El impuesto no requiere presentar declaración, ya que se devenga en el momento en que se abone el premio con la retención que aplicará la entidad organizadora del sorteo. La retención del 20% se hará por la parte del premio que exceda de 2.500 euros, de manera que si el total es 10.000 euros, sólo se tributará por 7.500 euros, de los que Hacienda se queda la quinta parte (1.500 euros).

También entra en vigor en 2013 en el Impuesto sobre la Renta el aumento de la fiscalidad de las plusvalías generadas a menos de un año, que pasarán a tributar al tipo marginal del IRPF, que va desde el 24,75% al 52%. Las que se generen a más de un año pagarán, como hasta ahora, un 21% para unas ganancias de hasta 6.000 euros, un 25% entre 6.000 y 24.000 euros y un 27% a partir de este importe.

También en el IRPF, el Gobierno ha introducido a partir del 1 de enero una penalización para las indemnizaciones millonarias que reciben los directivos del sector privado al abandonar su puesto de trabajo, del tal manera que cuando sean igual o superiores al millón de euros no se podrán aplicar en el IRPF la reducción del 40% que existe actualmente para los primeros 300.000 euros. Con los cambios aprobados, si la indemnización es inferior a 700.000 euros no hay novedad respecto a la situación actual. Así, se podrá aplicar la reducción del 40% hasta 300.000 euros y el resto irá al tipo marginal del contribuyente. En cambio, si la indemnización está comprendida entre 700.000 euros y un millón de euros el actual límite de 300.000 euros sobre el que se aplica la reducción del 40% se minorará en la diferencia entre la cuantía de la indemnización y 700.000 euros. El resto irá al tipo marginal.

Igualmente, en materia de tributación directa, el Ejecutivo prorroga en 2013 el Impuesto sobre Patrimonio, cuya supresión debería haberse hecho efectiva a partir de este año.

En el Impuesto sobre Sociedades, se elimina a partir del 1 de enero la deducción por amortización a las grandes empresas, que aportará 2.371 millones de euros, y se crea un gravamen especial del 5% para la actualización de balances de las empresas, lo que reportará 300 millones a la Hacienda Pública.

En IVA, a partir de 2013 la compra de vivienda nueva dejará de estar gravada con el tipo reducido del 4% y pasara al 10%, mientras que también se modifican otros impuestos indirectos, como el del tabaco, en el que se establece un sistema de 'doble impuesto mínimo', del tal forma que la cajetilla de 20 cigarrillos que se vendan por debajo de 3,77 euros serán gravadas con una fiscalidad mayor. El incremento del impuesto mínimo también se aplicará a los puros y cigarritos y a la picadura de tabaco para liar.

El Ministerio de Hacienda ha creado también un impuesto estatal sobre depósitos de clientes en entidades de crédito a tipo cero para evitar que las comunidades autónomas puedan aplicar uno propio, dado que dos administraciones no pueden gravar el mismo hecho imponible. Así, a partir de este martes las comunidades que ahora aplican este impuesto (Extremadura, Canarias y Andalucía) deben dejar de hacerlo y, por ello, deberán ser compensadas por el Estado por la pérdida de recaudación de acuerdo con la ley de financiación de la comunidades autónomas. A pesar de que este nuevo tributo no tendrá efectos recaudatorios, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado que el Gobierno estudia revisar el impuesto en 2013 y establecer un tipo mínimo que grave realmente los depósitos bancarios, al tiempo que también está en análisis la posibilidad de crear, también en 2013, un impuesto a las transacciones financieras, en línea con el aprobado en Francia y que grava la compra de acciones de compañías con una determinada capitalización bursátil.

Por último, el 1 de enero entran en vigor las medidas fiscales aprobadas por el Gobierno para acabar con el déficit de tarifa del sistema eléctrico, entre las que figuran nuevos impuestos para la nuclear, varios céntimos verdes al carbón, gas y fuel, y un gravamen del 7% a la producción eléctrica, cuyo coste algunas empresas con tecnologías ordinarias podrán trasladar en parte al consumidor final.