Público
Público

"¡Comprometeos!", la nueva obra de Hessel, llega a España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo libro del autor de "¡Indignaos!", Stéphane Hessel, llega hoy a España con un mensaje que incita al compromiso más allá de la indignación, e incluye una adenda para los "amigos de los pueblos de España" en la que insta a "comprometerse personalmente en la vida ciudadana y las luchas de nuestro tiempo".

"¡Comprometeos!" (Ediciones Destino), adopta la forma de una conversación entre Hessel (Berlín,1917), ex miembro de la resistencia francesa durante la II Guerra Mundial y candidato al Premio Nobel de la Paz, y el escritor y activista social Gilles Vanderpooten (Toulouse, 1985).

"Os corresponde a vosotros, amigos de España -país en el que la diversidad de las culturas es mundialmente reconocida- (...), a cada uno de vosotros individualmente y a todos nosotros colectivamente, encontrar las pistas a través de las cuales la 'internacional ciudadana' en gestación podrá dotar de vida a este siglo. No para lograr el mejor de los mundos, sino un mundo viable", señala el prólogo firmado por ambos.

A lo largo de 80 páginas Hessel y Vanderpooten, separados por siete décadas, dialogan sobre las resistencias contemporáneas, el desarrollo sostenible, la ecología y la construcción de alternativas, con el mensaje de que más allá de indignarse ante "la injusticia del mundo", cabe el compromiso con lo concreto, con la injusticia cercana.

"Creo que es preciso indignarse, sobre todo los jóvenes. ¡Y resistir! Resistir supone considerar que hay cosas escandalosas a nuestro alrededor que deben ser combatidas con vigor. Supone negarse a dejarse llevar a una situación que cabría aceptar como lamentablemente definitiva", señala Hessel.

Precisa que para resistir es preciso crear y llama al "enriquecimiento cultural, espiritual y ético" en lugar del puramente cuantitativo y a romper son el "pensamiento constructivista basado en el 'cada vez más'".

Hessel cree que la sociedad debe aprender a ser menos violenta y advierte: "somos una especie joven pero que puede irse al garete mañana, desaparecer... Ya hemos hecho muchas estupideces y podemos seguir haciéndolas, algunas bombas atómicas bien colocadas y sería el fin".

Además, aboga por limitar y regular la economía de mercado para darle espacio a la economía social, cuidar el equilibrio entre lo local y lo global, pues "iríamos directos al fracaso si las culturas se redujeran a una sola, ya fuese americana o china".

"¡Comprometeos!" finaliza con un apéndice en el que se incluye la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en cuya redacción participó Hessel en 1948.