Público
Público

La comunidad educativa denuncia que la Complutense quiere cerrar uno de sus centros en Aranjuez

Profesores y alumnos aseguran que Carrillo pretende "desadscribir" el CES Felipe II, dejando a 200 trabajadores en la calle. Unos 2.000 estudiantes, también afectados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cinco titulaciones (Traducción e Interpretación, Gestión Informática Empresarial, Bellas Artes, Comunicación Audiovisual y Turismo), 200 profesores y unos 2.000 alumnos. Esas son las cifras relacionadas con el Centro de Enseñanza Superior (CES) Felipe II de Aranjuez que, según denuncia la comunidad educativa, pretende cerrar la Administración que lo gestiona, es decir, la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

La alerta la dio la Federación de Enseñanza de UGT (FETE-UGT), que se percató de que el rector, José Carrillo, enviará al Consejo de Gobierno de la Universidad del próximo miércoles una 'propuesta de autorización para iniciar el proceso de extinción por curso de los estudios impartidos en el CES Felipe II o, en su caso, la desascripción del Centro en la UCM por adscribirse a otra Universidad'.

'Enviamos un escrito al rectorado para que retire ese punto del orden del día del Consejo, pero aún no hemos recibido respuesta alguna', asegura Marcelino Prado, secretario de Universidad de FETE-UGT Madrid. 'En el centro se han enterado por nosotros de lo que quería hacer la Universidad, que ni siquiera aclara qué va a pasar con los trabajadores -directos e indirectos- ni con los alumnos', denuncia. 'El problema es que esta medida se ha lanzado sin explicarles el futuro que les espera', añade. 

Hasta hace no mucho tiempo, el Centro era financiado por la Comunidad de Madrid y gestionado por la entidad regional, el Ayuntamiento de Aranjuez y la UCM a partes iguales. Pero la Comunidad cedió su parte a la Complutense, de cuyos presupuestos sale ahora la partida destinada al centro de Aranjuez. 'El Ayuntamiento tampoco ni idea de lo que quería hacer la UCM', afirma Prado.

La UCM asegura que aún no hay ninguna decisión tomada con respecto al centro

Por su parte, desde la Universidad se defienden asegurando que aún no hay tomada ninguna decisión al respecto. 'Sólo es un informe sobre la viabilidad del centro que se presentará ante el Consejo para luego decidir sobre el mismo', aseguran fuentes del rectorado, que no han querido ofrecer detalles sobre el contenido de dicho documento. 

'Nosotros creemos que sí es viable, porque sólo de las matrículas de los estudiantes ingresan unos 600.000 euros al año', asegura Prado. 'Y, si no lo es, queremos que al menos se reúnan con los trabajadores para buscar alguna solución', añade. 

Judith Munizaga, una de las alumnas del CES Felipe II, teme por su futura situación. 'No sabemos qué va a pasar con nosotros porque si nos reubican en otras facultades de Ciudad Universitaria, probablemente acabaremos hacinados', relata nerviosa. 

Ella, junto a sus compañeros y profesores, ha participado en una asamblea celebrada esta tarde en la que han acordado movilizaciones de protesta que comenzarán esta misma noche con un encierro en el centro afectado. Además, las redes sociales les servirán de altavoz (han creado la cuenta de Twitter @resistenciaCES y el hashtag #resistenciaces) y ya el miércoles acudirán a las 8:00 a Ciudad Universitaria para concentrarse frente al edificio del rectorado.

'Estas medidas provocarían grandes pérdidas económicas y culturales y privarían a los habitantes de Aranjuez de la oportunidad de recibir una educación pública de calidad', señala un 'llamamiento a defender la universidad' acordado en la asamblea. 

En esta misma línea se ha expresado también el secretario general de Juventudes Socialistas de Aranjuez, David Estrada. 'La universidad tiene una gran presencia en la vida de Aranjuez y estas medidas supondrían un gran lastre para el pueblo', sentencia. 'Si finalmente se lleva a cabo el desmantelamiento del CES Felipe II será un varapalo tremendo para todos', concluye.