Público
Público

"Los comunistas no vamos a pedir perdón"

El secretario general del PCE, José Luis Centella, preside el homenaje a Dolores Ibárruri 'Pasionaria'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general del PCE, José Luis Centella, que ha presidido el homenaje a Dolores Ibárruri Pasionaria en el vigésimo aniversario de su muerte, ha asegurado que los comunistas 'no van a pedir perdón' porque no han hecho nada de lo que se tengan que 'avergonzar'.

El homenaje, que ha reunido a un centenar de comunistas en el Cementerio Civil de Madrid, ha terminado con vivas a la Pasionaria, gritos de 'No pasarán' y el himno de La Internacional que el secretario general del Partido Comunista de Madrid, Juan Ramón Sanz, ha reclamado que sea recuperado en todos los actos del partido.

Este ha sido el primer acto oficial del PCE que preside Centella, elegido secretario general el pasado domingo en el XVIII Congreso del partido.

La tumba de la histórica dirigente comunista, situada al lado de la del fundador del PSOE, Pablo Iglesias, se ha cubierto hoy de flores que han ido depositando sus seguidores sobre la bandera roja del Partido Comunista de España.

José Luis Centella se ha declarado 'orgulloso' de su primer acto oficial 

A los pies de la sepultura han colocado una bandera republicana y una enseña de los brigadistas daneses que combatieron en defensa de la República española durante la Guerra Civil.

José Luis Centella se ha declarado 'orgulloso' de que este homenaje haya sido su primer acto oficial al frente del PCE que, según ha dicho, ha demostrado en el Congreso del pasado fin de semana que 'está vivo' y ha sido 'tomado en serio' porque sus ideas tienen futuro y son 'más fuertes' que su militancia.

'Mientras haya un partido comunista vivo, hay posibilidad de construir el socialismo' ha continuado el dirigente del PCE, quien se ha dirigido a 'todos los que se han sentido escandalizados' tras el XVIII Congreso para decirles que los comunistas 'no van a pedir perdón'.

Ha recalcado que los que sí deben hacerlo son los que 'masacraron' al pueblo español 'manteniendo' durante 40 años la dictadura de Franco, 'se enriquecieron en el Franquismo y siguen enriqueciéndose' y los que han tenido al pueblo 'en la miseria'.

En un discurso lleno de referencias a la Guerra Civil, Centella se ha dirigido a los que pretenden 'reescribir la Historia', y ha dicho que no les van a 'arrebatar la memoria' ni a conseguir que los que fueron 'víctimas' sean ahora 'los verdugos'.

El líder del PCE ha asegurado que la crisis económica ha demostrado 'la miseria del capitalismo' frente al que 'sólo hay un alternativa: el socialismo y el comunismo'.

Dolores Ibárruri 'sigue viva'

Ha asegurado que Dolores Ibárruri 'sigue viva' y siendo militante del PCE en la medida en que sus enseñanzas son la historia de este partido y ha rendido homenaje a todos los que, como Pasionaria, 'dieron su vida por la democracia'.

Además de Centella, ha intervenido en este acto Javier Moreno, del Foro por la Memoria, quien ha advertido de que, tras el congreso del pasado fin de semana, 'han vuelto a resonar los tambores del anticomunismo'.

Mayte Molas, miembro del Comité Federal del PCE, ha actualizado el célebre articulo de Pasionaria 'No pasarán' con alusiones a las guerras de Irak y Afganistán y a la crisis económica mundial, mientras que otra militante del partido ha dado lectura al poema que Rafael Alberti dedicó a Ibárruri.

Al homenaje no ha asistido ningún miembro de la familia de Pasionaria. Entre los que sí se han acercado al Cementerio Civil, la mayoría de avanzada edad, estaba Concha Carretero, militante de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), que compartió prisión con las llamadas Trece Rosas, y que ha recibido hoy numerosas muestras de cariño.

Dolores Ibarruri falleció el 12 de noviembre de 1989 tras varios días de hospitalización debido a problemas respiratorios.

A sus casi 94 años era un referente para los comunistas españoles, tras haber sido presidenta del PCE, diputada (tanto en las Cortes Constituyentes de la II República como en la primera legislatura tras la dictadura de Franco) y defender sus ideas desde el exilio que la mantuvieron casi cuarenta años fuera de España.

De hecho, tras su fallecimiento recibió el homenaje de miles de personas que desfilaron ante su féretro, expuesto en la sede del PCE de Madrid.