Público
Público

Los concesionarios confían en que la recuperación se inicie en 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) confía en que en 2012 se den las condiciones para que el mercado del automóvil en España empiece la recuperación, después de tres años sumido en una crisis que ha afectado especialmente a las redes de distribución.

La patronal de los concesionarios ha expresado hoy esta confianza tras conocerse los datos de matriculación del mes de diciembre de 2011, con una nueva caída de las matriculaciones (3,6 %) y consecuentemente el cierre del ejercicio, con una pérdida del 17,7 %, que ha dejado el mercado de turismos en 808.059 unidades, una cifra que supone una caída de más del 50 % durante la crisis.  

Los concesionarios auguran, en primer lugar, una mejora de la confianza en los primeros meses de 2012 que permita que las familias hagan aflorar renta retenida durante la crisis, parte de la cual puede ir destinada a la adquisición de un coche nuevo.

Faconauto considera que en 2012 se acelerará también la renovación del parque adquirido en el decenio de expansión del automóvil (1997-2007).

Según estimaciones de los concesionarios, se ha cerrado 2011 con un nivel de renovación inferior en 150.000 unidades a lo que sería natural para nuestro mercado, que son unidades que podrían ser adquiridas a lo largo del presente año. 

Para la patronal, la automoción, por su visibilidad y su potencial dinámico, puede ser un sector por el que el nuevo Gobierno apueste para liderar la recuperación económica de nuestro país.

"Estamos claramente por debajo de nuestra potencialidad. Tengo la corazonada de que, si se crean las mínimas condiciones, la automoción arrancará y "tirará" del consumo, del empleo y de otros sectores", ha declarado el presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold.

En este sentido, la patronal ha indicado que las redes de concesionarios son especialmente sensibles a los repuntes en las ventas, y que estarían en disposición de crear puestos de trabajo a medio plazo.

Romero-Haupold recuerda que el Estado, las Comunidades Autónomas, y los Ayuntamientos se beneficiarían también rápidamente de la citada recuperación, sobre todo en forma de un aumento de la recaudación de impuestos derivados del automóvil, especialmente IVA, impuesto especial sobre carburantes, impuesto de matriculación, impuestos municipales y tasas de tráfico.