Público
Público

Concluye la campaña en Rusia para unos comicios presidenciales de resultado anunciado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia concluye hoy la campaña para las elecciones presidenciales del próximo domingo, privadas de toda intriga debido a que hay un solo favorito: Dmitri Medvédev, el candidato del Kremlin.

Encuestas y pronósticos son terminantes en cuanto a que los otros tres candidatos -el comunista Guennadi Ziugánov, el ultranacionalista Vladímir Yirinovski y el demócrata-masón Andréi Bogdánov- no tienen la más mínima posibilidad ante el viceprimer ministro Medvédev, delfín del presidente Vladímir Putin.

Medvédev, de 42 años, se negó incluso a participar en los debates con sus rivales, que tuvieron que contentarse con discusiones entre sí que pasaron casi desapercibidas para la opinión pública.

Tal vez, el único hecho que animó la campaña fue la salida de Yirinovski, quien agredió de palabra y de hecho a un representante de Bogdánov al término de un debate televisado, cuyas imágenes fueron colgadas en Youtube.

El gran favorito, al que las encuestas le dan entre el 68 y el 73 por ciento de intención de voto, no tuvo necesidad de hacer campaña; los medios estatales dedicaron grandes espacios a sus actividades como viceprimer ministro.

Medvédev tomó únicamente un solo día de vacaciones para participar en un acto electoral, que tuvo lugar el miércoles pasado en la ciudad de Nizhni Nóvgorod, a 400 kilómetros al este de la capital rusa.

Allí, ante un público escogido, el candidato del presidencial del oficialismo, anunció cuál será el credo de su gestión al frente del Kremlin.

"Si se me confía el ejercicio de la jefatura del Estado me comprometo a continuar el rumbo que ya ha demostrado su eficacia, el rumbo del presidente Putin", prometió Medvédev.

En su opinión, lo más importante en la etapa actual es la continuidad de las políticas y conservación de la estabilidad en el país.

"Ya estamos tan hartos de revoluciones, de la caída del nivel de vida, queremos un respiro", dijo Medvédev al destacar que Rusia necesita de "decenios de desarrollo sustentable", como los ha tenido Europa.

El carácter absolutamente previsible de los resultados de las elecciones del domingo ha desatado temores de que una baja participación ciudadana pudiera deslegitimar en cierta manera los porcentajes que arrojen la urnas.

"El 2 de marzo participad en las elecciones presidenciales. Vuestro voto es importante para el país", reza uno de los mensajes de texto que las compañías de telefonía móvil envían a sus abonados.

En algunas regiones de Rusia los esfuerzos por movilizar al electorado son más pintorescos y, con casi toda seguridad, serán más eficaces que los "SMS".

Cortes de pelo, consultorios médicos y jurídicos, todo esto gratuito, son los incentivos ideados por las autoridades de Karacháyevo-Circasia, república rusa en el Cáucaso Norte, para atraer a los ciudadanos a las urnas.

En un mensaje televisado a la ciudadanía, cuyo texto fue adelantado por el Kremlin, Putin se sumó hoy a los llamamientos a acudir a votar el próximo domingo.

"Hace tres meses elegimos un nuevo parlamento, que ya trabaja activamente. Pasado mañana votaremos al nuevo presidente, con lo que concluirá la segunda y decisiva etapa de la renovación del poder", dijo.

Putin destacó cuán importante es la confianza de los ciudadanos para que el próximo presidente pueda ejercer el cargo con seguridad y eficiencia.

"Por ello, el 2 de marzo será importante cada voto vuestro. Será importante la opinión de cada uno de vosotros. Os pido participar el domingo en las elecciones y votar por nuestro futuro", concluyó Putin.

Esta vez, el jefe del Estado no hizo alusión alguna a Medvédev, a quien la semana pasada presentó a los líderes de la Comunidad de Estados Independientes, como su candidato a las elecciones del próximo domingo.