Público
Público

Concluye la exhumación de restos en San Rafael con 2.840 cadáveres hallados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La exhumación de cadáveres en el antiguo cementerio de San Rafael de Málaga, el mayor conjunto de fosas comunes de la Guerra Civil y el franquismo, ha concluido tras finalizar los trabajos en las nueve fosas abiertas en el recinto, donde se han hallado 2.840 cuerpos de los 4.374 que hay catalogados.

El vicepresidente de la Asociación contra el Silencio y el Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, José Galisteo, ha explicado a Efe que tienen constancia de la existencia de hasta dieciocho fosas en este recinto, por lo que continúan las investigaciones.

Entre los cadáveres encontrados hay niños, mujeres, guardias civiles, carabineros, militares del Ejército Popular, milicianos y personal civil como militantes de partidos.

Muchos de ellos fueron ejecutados a garrote vil y otros murieron como consecuencia de las malas condiciones en las que se encontraban en la prisión provincial.

Ahora, los cuerpos están en el sótano del cementerio municipal de San Gabriel, donde se les está haciendo una ficha con las medidas y fotografías para, en el futuro, poder comparar los datos con los de familiares e identificarlos.

Esta labor la hace ya la asociación, que ha recogido muestras de ADN de 115 hijos y nietos de fusilados de los trescientos que espera recoger.

La Asociación contra el Silencio y el Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga se encarga desde el 16 de octubre de 2006 de las excavaciones en el antiguo cementerio de la capital, que concentra el mayor número de fosas comunes abiertas de España.

Esta organización inició los trámites para las exhumaciones por iniciativa de varios familiares, antes de que el juez Baltasar Garzón se inhibiera a favor de los juzgados territoriales en la causa sobre los desaparecidos en la Guerra Civil y el franquismo.

El procedimiento se hizo por vía administrativa, a través de permisos del Ayuntamiento de la ciudad que autorizaban los trabajos en el cementerio, aunque en todo momento se ha puesto en conocimiento de la Junta de Andalucía y del Gobierno central.

En la actualidad, la dirección técnica de las exhumaciones y las investigaciones corresponde a la Universidad de Málaga, que firmó un convenio con la asociación, el gobierno autonómico y el Consistorio de la capital para hacerse cargo de los trabajos.