Público
Público

Concluye la instrucción del caso Prestige

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La jueza encargada del caso Prestige dio el viernes por concluida la instrucción del sumario de la peor tragedia ecológica de la historia de España, manteniendo las imputaciones contra el capitán, el jefe de máquinas y el primer oficial del buque, mientras que sobresee provisionalmente las que recaían sobre el entonces director de la Marina Mercante, José Luis López Sors, según el auto.

La jueza Carmen Veiras Suárez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de la localidad coruñesa de Corcubión, sostuvo también que la decisión de alejar el petrolero de las costas gallegas en noviembre de 2002 fue la adecuada.

"A la vista de las diligencias de instrucción practicadas parece deducirse que la información que manejó la Administración Española sobre los daños del buque era la correcta y siéndolo, no cabía otra opción que denegar el acceso a puerto", dijo la copia del auto reproducido en varios medios de comunicación.

"Tampoco puede entenderse que la decisión de alejar el buque de la costa haya sido un factor de agravación del riesgo ya generado, sino fue prudente y razonable a la vista de las circunstancias del caso", agregó.

El auto sostuvo que todos los peritos elogiaron la operación de salvamento por su "profesionalidad y eficacia" ya que terminó sin víctimas a pesar de las duras condiciones en las que se realizó.

La jueza mantiene las imputaciones por posibles delitos contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente contra el capitán Apostolos Mangouras, el primer oficial Ireneo Maloto y el jefe de Máquinas Argiropoulos Nikolaos en concepto de autores, y por delitos de Desobediencia contra Mangouras y Nikolaos.

En cuanto a los cargos que se imputaban a López-Sors, el auto sostuvo que "finalizada la instrucción, y considerando que los indicios de responsabilidad criminal no pueden constituir meras hipótesis y que no existen indicios suficientes para afirmar que las decisiones del imputado Sr. López-Sors sobre alejamiento y rumbo del barco hayan sido factor de agravación del riesgo ya generado, procede decretar el sobreseimiento provisional al amparo del art. 641.2º L.e.Crim".

El 13 de noviembre de 2002, el 'Prestige', un buque monocasco de 26 años cargado con más de 77.000 toneladas de fuel, sufrió un accidente frente a las costas coruñesas y se hundió seis días después, causando uno de los peores vertidos de Europa.

A raíz del hundimiento, se vertieron 63.000 toneladas de petróleo al mar y numerosas manchas negras de chapapote anegaron las costas gallegas y alcanzaron también el litoral cantábrico, afectando a la flora y fauna de una de las zonas de más valor ecológico de la península.

La actuación del Gobierno presidido entonces por José María Aznar fue enormemente criticada por parte de la oposición y de grupos ecologistas.